208 años de nación

208 años de nación

Comparte con tus amigos










Submit

Durante estos días celebramos el 208 aniversario del grito de Dolores y por supuesto la idea de la construcción de la nación y la idea de nuestra identidad nacional, que a 208 años aún hay quienes siguen cultivando esa idea expresada de “como México no hay dos” y aunque esa misma idea de nación infiere en el reconocimiento de un proyecto en colectivo y común, en esto no siempre ha habido unidad y los proyectos han presentado la encrucijada que se ha peleado a capa y espada.

México no nació con el grito de Independencia, pero sí la idea de una nación por los novohispanos, los nacidos en Nueva España, que como es sabido son los herederos de los españoles que nacieron acá en este nuevo mundo, llamados también “criollos”, despojados y excluidos de los cargos públicos de importancia. Desde entonces la nación ha estado dividida en criollos y monárquicos, liberales y conservadores, priistas y panistas o perredistas o morenistas.

Comenzada la guerra de Independencia, fue José María Morelos y Pavón quien intentó ponerle el nombre a esa nueva nación por la que estaban peleando, cuya identificación que los unía era la Virgen de Guadalupe, por ser mexicana y del Tepeyac, Anáhuac propuso llamar Morelos a la Nueva España, de ahí el Primer Congreso de Anáhuac, luego siguió América septentrional. Fue con la redacción de 1824 que se le comenzó a llamar República Mexicana, pero la idea de la nación implica el reconocimiento de pertenencia a una cultura y un territorio y México en ese trayecto que inició en 1810 perdió la mitad.

En esta construcción nacional se fueron disputando el futuro colectivo del país dos o más proyectos, monarquía contra república, centralismo contra federalismo; católica contra laica. Aún cuando el porfiriato nos otorgó la mayor parte del calendario cívico de manera oficial, también promovió una cultura afrancesada junto con el lema de Orden y progreso, del positivismo francés. La revolución mexicana acabó con el afrancesamiento del porfiriato.

Terminada la Revolución Mexicana se comenzó a promover el nacionalismo mexicano y la idea de la revolución promovido por el Partido Revolucionario Institucional, ideas y postulados que duraron hasta la llegada de los neoliberales con Carlos Salinas de Gortari, en el que se comenzó la idea de abrir las fronteras mexicanas gracias a los tratados comerciales con Estados Unidos y Canadá, que ahora se encuentran en una revisión.

En plena Cuarta Revolución Industrial, las ideas del nacionalismo se fueron diluyendo frente a las acciones globalizantes. El comercio, el empleo y la facilidad de la interconexión en el mundo había debilitado la idea de los nacionalismos. La idea de un mundo más abierto y sin fronteras se había impuesto y estaba dominando; sin embargo, la salida de la Gran Bretaña de la Comunidad Económica Europea puso en entredicho esa idea; además de búsqueda de la independencia de Cataluña en España como otra forma de rescatar los nacionalismos.

Mientras en México la idea de la nación siempre fue idealizada (de ahí la representación de la película “Allá en el Rancho Grande”) de recordar nuestro pueblo con cariño, en otros países era otra la percepción, sobre todo en aquellos lugares en el que la idea del nacionalismo justificó las dictaduras militares.

En México se festeja a septiembre como el mes de la patria, por lo que se considera el parto de la nación mexicana, la Independencia de México y se celebra con todo aquello que se tiene la idea de que se elabora en el país, en el terruño, aunque la idea de nación haya cambiado en estos 200 años de trayectoria. Y no todo lo que se festeje como mexicano sea hecho aquí, sino sea “Made in China”.

Muchas cosas han cambiado de 1810 a 2018.

Comparte con tus amigos










Submit