Share
Acapulco, la gran pasión de Tin Tan

Acapulco, la gran pasión de Tin Tan

En su mejor momento Germán Valdés disfrutada del puerto como nadie, incluso varias veces dijo estar enamorado de sus playas y su gente


ACAPULCO.- La admiración de Germán Valdés “Tin Tan” por Acapulco fue indiscutible y es que el multifacético comediante, un verdadero artista, se pasaba largas temporadas en este destino al que llegó a calificar como un verdadero paraíso en la tierra.

El Pachuco de Oro formó parte de una distinguida familia en el ámbito artístico y cultural de México. Fue un famoso comediante mexicano que nació en la Ciudad de México y a lo largo de su carrera llegó a recibir los apodos de “El hombre” y “El artista”.

En su familia se incluyen sus hermanos, el extinto Ramón Valdés (Don Ramón en el Chavo del 8) y el comediante Manuel “El Loco” Valdés (papá de Christian Castro).

Tin Tan
De izquierda a derecha (de pie): Joaquín Capilla, Aracely Julián, Ramón Valdés, “El Teilltos” y Oscar Norton. De izquierda a derecha (sentados): Julio Julián, Elena Julián, Tin Tan y Rosalía Julián. La foto fue tomada en Caleta en los 50’s | Foto: Internet

En varios puntos de Acapulco se honra la figura e imagen de Tin Tan, y es que durante las décadas de los 50 y 60, este destino de playa fue el lugar preferido por excelencia de este grande de la actuación mexicana, así como de otros enormes personajes que trascendieron en el mundo de la farándula, la política y el deporte.

Durante sus obras siempre se caracterizó por su gracia y versatilidad, tanto para la comedia como la música y la actuación, en la actualidad es considerado como una de las estrellas de la Época de Oro del cine mexicano, pero su debilidad siempre fue Acapulco, donde cayó rendido ante los encantos del paradisíaco puerto.

Su gran pasión fue el mar”, manifiestan diversos testimonios sobre su figura, y así queda reflejado en las “escapadas” que se daba cada fin de semana de aquél ruido y smog de la Ciudad de México con el fin de disfrutar de las bondades de la naturaleza en Acapulco, esto según a los testimonios de personas cercanas a él como Lorenzo Dozal y Rosa María Rojas Mondragón.

Tin Tan
Durante sus obras siempre se caracterizó por su gracia y versatilidad, tanto para la comedia como la música y la actuación | Foto: Internet

Venía cada semana, le encantaba navegar en su velero o su yate, donde pasaba horas y horas en compañía de amigos, y familiares, bebiendo, pescando, navegando y disfrutando de la bahía”, explicó el capitán de sus embarcaciones Lorenzo Dozal, apodado por Tin Tán como “Zaboo”, por la abundante cabellera que tenía en su juventud -hoy en día es prestador de servicios-.

Era muy carismático, poseía mucho don de gente, todos lo seguían a donde quiera que fuera y era muy buen patrón”.

Tanto era su amor por la costa guerrerense que decidió adquirir una casa en el puerto, ubicada en la colonia Progreso, que en la actualidad ya no existe pues se demolió hace una década.

Es preciso señalar que sus cintas llevan temáticas marítimas sugeridas por el comediante tales como “Tintansón Crusoe”, “Simbad el mareado”, las cuales se grabaron en la zona Tradicional del puerto.