Acoso sexual

Acoso sexual

Comparte con tus amigos










Submit

Aproximadamente hace medio año atisbé que el tema de acoso sexual iba a colocarse en la agenda nacional.

Así se presenta ahora. La deducción la realicé como lo fue la temática de derechos humanos.

Acoso sexual es también similar al asunto de corrupción; casi está en todos lados: en la familia, en el trabajo y principalmente en centros educativos de cualquier nivel.

Las estadísticas nos han mostrado que el abuso sexual se origina entre familiares; y lo peor, con quienes se tiene mayor confianza. La menor o el pequeñín es objeto de abuso sexual por tíos, primos, padres o abuelos; incluso hasta por hermanos.

Este padecimiento (si es que se puede utilizar esta palabra) es semejante al cáncer: no se nota, pero carcome las entrañas físicas y psicológicas.

El acoso sexual se observa hasta normal en los centros laborales. El jefe o la jefa, al ejercer su poder, intimida a sus subalternos. Hasta se llega a aceptar esta práctica como una cuestión cultural.

En donde se ha hecho de uso común es en centros educativos, principalmente en bachillerato y nivel superior.

Las estudiantas o los alumnos en esta edad son más propicios a este tipo de relación; a veces, por interés del aprendiz académico en obtener una calificación aprobatoria. Y el profesor aprovecha la ocasión.

Desde otra visión, la alumna o el estudiante es atractivo por su físico; entonces, el docente astutamente va cercando a su objetivo hasta conseguir su deseo.

Cuando proviene el propósito del escolapio se puede considerar una falta menor, pues el profesor se beneficia de la circunstancia.

En la segunda descripción, considero que es una dominación del catedrático.

Conclusión: En cualquiera de los ejemplos anteriores debe castigarse. Tal vez unos con sanciones mínimas, pero deben castigarse.

A unos con cárcel, a otros con el pago de especialistas hasta la reparación del daño y a los últimos con amonestación pública y despido de su profesión.

Comparte con tus amigos










Submit