Activismo ambiental, potencial apuesta para el Premio Nobel de la Paz

Activismo ambiental, potencial apuesta para el Premio Nobel de la Paz

Comparte con tus amigos










Submit

La joven sueca, de 16 años, inició su lucha contra la crisis climática en agosto de 2018, cuando cambió las aulas por las calles


Estocolmo.- A un día que el Comité Noruego del Nobel anuncie al ganador del Premio Nobel de la Paz 2019, el activismo ambiental toma fuerza con la joven sueca Greta Thumberg y el líder indígena brasileño Raoni Metuktire figurando entre los favoritos en las apuestas.

La lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente figuran sin duda entre los temas más destacados en la actualidad, y un Nobel de la Paz “medioambiental” podría ser muy posible de nuevo. El Comité Nobel noruego otorgó el galardón a la keniana Wangari Maathai en 2004, por “su contribución al desarrollo sostenible, la democracia y la paz”, y tres años después a Al Gore, expresidente estadunidense, y al Grupo Intergubernamental para el Cambio Climático de Naciones Unidas.

Gore y la entidad fueron premiados por su labor de concienciación sobre el peligro que supone el calentamiento global y recomendar medidas para contrarrestarlo. Ahora los dos defensores medioambientales que figuran en la lista de favoritos son Thunberg y Metuktire, quienes por separado y a su manera llevan a cabo acciones que han trascendido a nivel mundial.

La joven sueca, de 16 años, inició su lucha contra la crisis climática en agosto de 2018, cuando cambió las aulas por las calles; dejó de asistir a la escuela los viernes para plantarse en la sede del gobierno en demanda de medidas amigables con el medio ambiente, dando origen al movimiento global FridayForFuture (Viernes por el Futuro).

Su activismo, con millones de seguidores, jóvenes en su gran mayoría, alrededor del mundo, le ha valido este año el reconocimiento con galardones, entre ellos el Premio Internacional de la Paz de los Niños y el “Nobel Alternativo” por “haber inspirado y encarnado las reivindicaciones políticas a favor de una acción climática urgente conforme a los datos científicos”.

Pero al mismo tiempo su credibilidad ha sido cuestionada incluso por líderes como los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro; Estados Unidos, Donald Trump, y Rusia, Vladimir Putin. Greta, también nombrada una de las “Fuerzas para el Cambio” en la edición de septiembre de British Vogue, editada por la duquesa de Sussex, reclamó a los líderes en la cumbre climática de las Naciones Unidas en Nueva York “no hacer más” por revertir la crisis ambiental.

Su rostro ha dado la vuelta al mundo y si gana el Nobel de la Paz sería la más joven, superando a la paquistaní Malala Yousafzai, quien obtuvo el galardón en 2014 cuando tenía 17 años. De acuerdo con el sitio web del Premio Nobel de la Paz, otro nombre entre los 301 candidatos para el galardón de este año es Metuktire, uno de los grandes jefes del pueblo Kayapó, en el corazón de la Amazonia, también vinculado a la lucha ambiental.

Ha dedicado gran parte de sus 89 años a defender la Amazonia y su labor atrajo la atención mundial con la llegada de Bolsonaro al poder en Brasil. Los incendios en la región fueron señalados como los más devastadores en varios años y con un alza de 70 por ciento respecto a 2018.

La deforestación registró un incremento de más de 90 por ciento. Su nombre figura además entre los finalistas al Premio Sajarov de la Eurocámara, que en reconocimiento a la lucha por los derechos humanos será concedido el próximo 24 de octubre. “Los bosques y las tierras de Brasil ayudan a todo el mundo a vivir”, es una de sus frases a donde quiera que vaya para hacer conciencia de la importancia del llamado “pulmón” del planeta.

Este viernes la cita para conocer al merecedor del Nobel de la Paz es en Oslo, donde el año pasado los ganadores fueron el cirujano congoleño Denis Mukwege y la activista iraquí Nadia Murad “por sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra y conflictos armados”.

Comparte con tus amigos










Submit