Acuerdos en la UAGro

Acuerdos en la UAGro

Comparte con tus amigos










Submit

El emplazamiento a huelga en la Universidad Autónoma de Guerrero fue conjurado, el rector Javier Saldaña Almazán y los dirigentes de los dos sindicatos, el de los docentes y el de los administrativos, Ofelio Martínez Llanes y Brenda Alcaraz González, respectivamente, firmaron acuerdos en el que se resolvieron satisfactoriamente las demandas de los trabajadores universitarios y fueron entregados a la Junta Local de Concilia ción y Arbitraje.

La conjura de la huelga que emplazaron los sindicatos a la universidad para la revisión del contrato colectivo de trabajo, así como la solución a las demandas laborales, como basificación, recategorizaciones y que implicaron más de cuatro meses de negociaciones entre los representantes de la universidad y los delegados sindicales de centros de trabajo universitarios.

Sin duda los convenios firmados entre el máximo representante de la UAGro y los dirigentes de los sindicatos de trabajadores académicos y de administrativos (STAUAG y STTAISUAG), provienen de un trabajo fino y de sensibilidad política, porque tanto el rector como los líderes sindicales no sólo se enfrentan a las limitaciones económicas propias del subsidio universitario muy acotado, sino a una austeridad que está recortando recursos a los de por sí escasos que se asignan a las universidades y que tiene a algunas de ellas en quiebra financiera.

Saldaña Almazán ha sabido administrar los pocos recursos que se asignan, tanto por el gobierno federal como por el estatal, a la universidad que dirige. Porque la institución es una de las que recibe menos recursos por estudiantes a nivel nacional, de tal manera que se tienen que hacer esfuerzos extraordinarios, no obstante se han podido cumplir con las actividades sustantivas de la Máxima Casa de Estudios.

Las limitaciones económicas aunadas al no reconocimiento de plazas necesarias para el funcionamiento de la universidad, tuvieron presentes en las negociaciones como una restricción de hasta donde se podía llegar, por ello siempre los dirigentes sindicales, Ofelio Martínez y Brenda Alcaraz, siempre mostraron la prudencia de no reventar las negociaciones.

Aunque siempre surgen quienes quieren agregar nuevos elementos de demanda y que consideran que esas exigencias presentadas de manera extemporánea deben solucionarse, también es necesaria la prudencia política para atender y resolver lo que fue presentado en tiempo y forma. Y es este resultado precisamente, la conjura de la huelga, es lo que ayudará a que la Universidad Autónoma de Guerrero continúe trabajando de manera normal como se espera y tal como lo espera la sociedad guerrerense.

Sobre los otros temas que se presentaron en las discusiones de manera extemporánea, el rector Javier Saldaña Almazán, manifestó su interés de darle salida en la medida de que sus facultades y los recursos lo permitan, pero por lo pronto la presentación oficial de los acuerdos ante la Junta de Conciliación y Arbitraje demuestra el gran nivel de responsabilidad que tiene el rector así como los dirigentes sindicales.

Comparte con tus amigos










Submit