Afirma Moderna que vacunas serían más débiles ante Ómicron

Afirma Moderna que vacunas serían más débiles ante Ómicron

Comparte con tus amigos










Submit

Los productores de vacunas están analizando la necesidad de nuevas vacunas para la variante Ómicron.


El director ejecutivo de la farmacéutica Moderna advirtió este martes que las vacunas contra el COVID-19 existentes serían menos efectivas contra la variante Ómicron de lo que lo han sido contra Delta.

“Creo que no hay un mundo en el que (la efectividad) esté al mismo nivel (…) que teníamos con la variante Delta”, dijo Stephane Bancel al diario Financial Times.

“Creo que va a ser una caída sustancial (en la protección de la vacuna). No sé cuánto porque tenemos que esperar los datos. Pero todos los científicos con los que he hablado … me dicen ‘esto no va a ser bueno'”, añadió.

Sin embargo, en un intento por equilibrar el asunto, el director ejecutivo de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), Emer Cooke, dijo al Parlamento Europeo que incluso si la nueva variante se generaliza, las vacunas existentes seguirán brindando protección.

Moderna no respondió a una solicitud de comentarios de Reuters, ni dijo cuándo espera tener datos sobre la efectividad de su vacuna en Ómicron, que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) conlleva un riesgo muy alto de aumentos repentinos de infecciones.

Bancel había dicho anteriormente en la emisora CNBC que podría llevar meses comenzar a suministrar una vacuna diseñada para la nueva variante.

Científicos y también la OMS han dicho que podría llevar semanas comprender si es probable que Ómicron cause una enfermedad grave o escape a la protección contra la inmunidad inducida por las vacunas.

Cooke dijo que las pruebas de laboratorio para la “neutralización cruzada” tomarían alrededor de dos semanas. Si existiera la necesidad de cambiar las vacunas del Covid-19, se podrían aprobar otras nuevas dentro de tres o cuatro meses, agregó.

“La vacunación probablemente mantendrá a las personas lejos del hospital”, dijo John Wherry, director del Instituto Penn de Inmunología en Filadelfia.

Moderna y sus colegas fabricantes de medicamentos BioNTech y Johnson & Johnson están trabajando en vacunas que se dirigen específicamente a Ómicron en caso de que las dosis existentes no sean efectivas. Moderna también ha estado probando una dosis más alta de su refuerzo actual.

La incertidumbre sobre la nueva variante ha provocado una alarma mundial y los cierres de fronteras ensombrecen la incipiente recuperación económica de la pandemia que ya lleva dos años.

La noticia de su aparición borró aproximadamente 2 billones de dólares de las carteras de acciones mundiales el viernes, pero el lunes la calma había regresado en parte.

Detectado por primera vez en el sur de África hace una semana, se sabe que Ómicron se ha extendido a más de una docena de países.

Japón, la tercera economía más grande del mundo, confirmó su primer caso el martes, en un viajero de Namibia. Australia descubrió que una persona con Ómicron había visitado un concurrido centro comercial en Sidney cuando probablemente era contagioso. (Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit