Ahogar a la UAGro, otra vez

Ahogar a la UAGro, otra vez

Comparte con tus amigos










Submit

La Universidad Autónoma de Guerrero tiene un desarrollo histórico en el que ha pasado por varias fases, no sólo con su relación con el pueblo de Guerrero sino con quienes han gobernado en la entidad, y en esos tratos los universitarios han pasado de la lucha de protesta y el reclamo, al trabajo en conjunto dependiendo de la disposición que se ha mostrado desde el poder político. A mediados de la década de los 80 se pretendió ahogar financieramente a la Universidad, ahora, de nueva cuenta, se pretende cerrar algunos de los flujos de dinero con la suspensión de las cuotas, pero sin incrementar el presupuesto. Para los diputados de la mayoritaria fracción de Morena en el Congreso de Guerrero el cobro de cuotas escolares en el pago de inscripciones y rein

scripciones es algo que no se debe dar, sin embargo, la sensibilidad que demuestran con los aspirantes y estudiantes de la Universidad no se demuestra con la propia institución al negársele a incrementar el subsidio universitario.

En las manos de los legisladores locales de Morena, como fracción mayoritaria, se encuentra la posibilidad de dar a la Universidad lo que se pretende quitar. Es decir, aumentando los recursos financieros para el mantenimiento de las instalaciones escolares, tanto en limpieza como en seguridad, y evitar con ello que se les cargue a los estudiantes.

Es notablemente paradójico que un partido de izquierda como Morena agreda a la autonomía universitaria, no solamente a la de Guerrero sino a las del país, con el presunto olvido en la reforma educativa de respetar la palabra “autonomía”, un olvido que reclamaron en su momento la directiva de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), pero además de ello dejar que once universidades tengan crisis financiera. Ni el PRI se atrevió a tanto.

El ataque a la autonomía universitaria tiene que ver con las decisiones que se toman al interior de la institución, y entre ellos el cobro de aranceles como el de las inscripciones y reinscripciones que se realizan de acuerdo al número de alumnos y a las necesidades que tiene un centro escolar, porque es necesario puntualizar que a mayor número de estudiantes son mayores las necesidades económicas de una escuela. E

n el contexto nacional, la Universidad Autónoma de Guerrero recibe menos recursos por alumno que el resto de las instituciones, y a nivel local sus cobros de inscripción y reinscripción en bachillerato son menos que los demás subsistemas educativos, a estos elementos de análisis que los diputados deberían tener y considerar no les ha parecido suficiente para reconsiderar su posición en torno a los ingresos universitarios.

Ya una vez se pretendió ahogar financieramente a la Universidad, los universitarios defendieron a la institución en lo que se denominó la crisis universitaria de mediados de los 80; con el retiro del subsidio universitario el Gobierno federal pretendió desaparecer a una universidad incómoda, pero lo que logró fue movilizarla todavía más y unir a los grupos políticos que funcionaban dentro de ella. Eso ocurrió durante la época más autoritaria del PRI.

Ahora con un gobierno de izquierda en México y una fracción mayoritaria de esa misma izquierda en el Congreso de Guerrero, se pretende ahogar financieramente de nuevo a la Universidad, pero definitivamente no se logró antes, no se podrá hacer ahora.

Comparte con tus amigos










Submit