Alcaldía capitalina

Alcaldía capitalina

Comparte con tus amigos










Submit

Dice el alcalde capitalino, Antonio Gaspar Beltrán, que no aspira a reelegirse en el Ayuntamiento. Hay rumores que busca la candidatura del segundo distrito por el partido que sea.

 

Así como llegó por el sol azteca siendo tricolor mañana o pasado puede brincar a otro partido. Eso es lo de menos.

Lo mismo los problemas que heredará a su sucesor en la alcaldía.

 

Ni con la renuncia de la titular de Capach, la panista Irma Lilia Garzón Bernal, se resuelve el problema con los trabajadores sindicalizados a la sección XXXII del SUSPEG, mucho menos es garantía de que ahora sí el agua llegará a los hogares de los capitalinos.

 

Antonio Gaspar Beltrán ha escrito en redes sociales que no le preocupa su futuro político y que está concentrado en concluir su gestión.

Recordemos que su antecesor, Marco Antonio Leyva Mena, se confrontó con el actual gobernador. El tema había sido el relleno sanitario, mismo que finalmente se instaló en Matlalapa, del vecino municipio tixtleco.

 

Gaspar Beltrán había perdido la elección municipal tres años atrás. Y ahora debido a su pésima gestión al frente de la alcaldía, es seguro que habrá alternancia en el poder capitalino.

 

Nada ha resuelto en estos casi tres años frente a la ciudadanía. Sus antecesores al menos hacían audiencias públicas. Gaspar Beltrán ni eso. Los anteriores presidentes municipales al menos atendían a los ciudadanos, y gestionaban recursos, el actual alcalde, ni eso.

 

Parece que fue ayer cuando tomó posesión del cargo, pero es curioso cómo transcurre el tiempo, y el actual Ayuntamiento no se notó por ningún lado. Pasó sin pena ni gloria.

 

Los problemas serán heredados a la siguiente administración municipal. Un panteón y un mercado municipal sobresaturados, lo mismo que vendedores ambulantes por doquier, no existe un plan de reordenamiento vehicular, existe anarquía en el transporte público, ciudadanos se han apropiado de espacios de uso común, colonia sin servicios básicos y quedó en promesa el que hubiera agua potable en los hogares de la capital. No existe la seguridad pública. La recolección de basura se dejó a particulares. Hubo retrasos en pagos de nómina a los trabajadores del Ayuntamiento y eso que aumentó en el impuesto catastral y recientemente al Ayuntamiento capitalino le otorgaron un crédito por 28 millones de pesos.

Comparte con tus amigos










Submit