Alejandra Guzmán arma reventón rockero en su cumpleaños 52

Alejandra Guzmán arma reventón rockero en su cumpleaños 52

Comparte con tus amigos










Submit

MÉXICO.- Alejandra Guzmán celebró su cumpleaños con un concierto en la Arena Ciudad de México, en donde estuvo acompañada de su padre Enrique Guzmán a quién le agradeció darle la vida y encendió los ánimos con Beto Cuevas al interpretar juntos “Música ligera” de Soda Stereo.

“Una vez hace mucho tiempo que yo ya no quería luchar por la vida y mi papá me puso el aplauso del público y te quiero agradecer papi, que me hayas dado la vida y que me hayas regalado la música, porque ha sido mi mejor medicina, un aplauso para el señor Guzmán, ‘¡I love you, daddy!’ y le quiero dedicar esto a todos los que estamos aquí este día por tanta suerte y por estar juntos por 30 años, gracias Dios mío por este día, lo demás no importa”, dijo la cantante durante el show.

Aproximadamente a las 21:30 horas, “La reina de corazones” salió al escenario con el tema “Mírala míralo”, haciendo gritar a miles de fanáticos de emoción. Continuando con “Dime de verdad”, en donde al término de la canción saludó a su público diciendo: “Bienvenidos a su casa, prometo hacer el mejor show de mi vida, ¿están listos para rocanrolear?”.

Con un gran sentido del humor, la cantante mencionó algunos de sus escándalos que han salido en las últimas semanas en las noticias, como los problemas de salud que ha sufrido por sus glúteos, “…y ahí van de nuevo, pero ahí están mira (enseñó el trasero) lo que quedó, pero miren que bonitas están, mala hierba nunca muere” y así inició a cantar su éxito “Mala hierba”.

Y con ese humor también recordó a una rival de amores del pasado, “esta se la dedico a esa güerita”, dijo antes de interpretar, “Hey güera”, mientras que en su tema “Mi peor error”, confesó…”a Ricky (Martin) también le rompí el corazón”.

Miles de fanáticos no quisieron perder la oportunidad de cantarle las mañanitas, así que aprovecharon un silencio para hacerlo, acto que hizo que la cantante se emocionara mucho y lo agradeciera con una gran sonrisa.

El rock continuó con temas como “Eternamente bella” y con un popurrí de canciones románticas en donde hizo cantar a todos sus admiradores al unísono con “Rosas rojas” y “Llama por favor”.

El momento más melancólico de la noche ocurrió cuando empezó a interpretar “Yo te esperaba”, tema que nuevamente se lo dedicó a su hija Frida Sofía y le mando un mensaje, “Esta canción es para mi hija, la amo profundamente y sé que algún día volverá, y aquí la esperaré con un abrazo, con una sonrisa y el corazón abierto”, expresó.

La fiesta continuó con algunos covers que conforman su más reciente álbum, como “No voy en tren” de Charly García, “Viento”, de Caifanes, y previo al tema de “Las piedras rodantes” la Guzmán bromeó y dijo, “no hay como el rock y tú (Enrique Guzmán) tienes la culpa de esto, papá te amo, al rato subes a cantar porque esto es del TRI y esa no te la sabes, es muy fina para ti”.

Pero la locura se desató cuando subió al escenario Beto Cuevas, con quien interpretó “Música Ligera” de Soda Stereo y “El duelo” de La Ley. El chileno aprovechó para abrazar y desearle un feliz cumpleaños a la cantante que festeja sus 52 años.

Después del gran frenesí que desató la intérprete, hizo que todos se pusieran de pie cuando Enrique Guzmán se unió a un popurrí de temas de rock de los años sesentas, compuesta por “El rock de la cárcel”, “Pólvora” y “La plaga” siendo el último el que cantó Enrique y puso a bailar a todos.

Después de casi dos horas de espectáculo, la noche terminó con “Un grito en la noche”, “Lipstick”, “Hacer el amor con otro” y “Reina de corazones”.

Comparte con tus amigos










Submit