Alerta FBI de la violencia en Capitolio; policías no vieron el mensaje, revelan

Alerta FBI de la violencia en Capitolio; policías no vieron el mensaje, revelan

Comparte con tus amigos










Submit

Funcionarios de seguridad refirieron a dos paneles del Senado que investigan los fallos que se produjeron antes del ataque del 6 de enero


 

La Policía del Capitolio de Estados Unidos recibió una advertencia de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de que una protesta de los partidarios de Donald Trump podría volverse violenta el día antes del ataque mortal al Congreso; sin embargo, los altos funcionarios a cargo ese día de la seguridad no la vieron, según una audiencia realizada ayer.

Funcionarios de seguridad refirieron a dos paneles del Senado que investigan los fallos que se produjeron antes del ataque del 6 de enero que la inteligencia que recibieron no los preparó para los cientos de partidarios de Trump que asaltaron el edificio.

Uno de los cuatro funcionarios, el ex jefe de la policía del Capitolio Steven Sund, asegurió a los senadores que no vio un boletín emitido por la oficina de la FBI en Norfolk, Virginia, el 5 de enero, advirtiendo a las fuerzas del orden que extremistas se estaban preparando para cometer actos violentos.

“Ninguna información de inteligencia que recibimos predijo lo que realmente ocurrió”, dijo Sund, refiriéndose a las escenas en las que los partidarios de Trump atacaron a la policía y rompieron lo que había a su paso. “Planeamos en forma adecuada una manifestación masiva con posible violencia”.

“Tuvimos un asalto coordinado al estilo militar contra mis oficiales y una toma violenta del edificio del Capitolio.”

El ataque fue un intento de evitar que el Congreso, con el entonces vicepresidente Mike Pence presente, certificara la victoria electoral del hoy presidente demócrata, Joe Biden sobre el republicano Trump, quien afirmó falsamente que las elecciones se habían visto empañadas por un fraude generalizado.

Los ex sargentos de armas de la Cámara de Representantes y el Senado Paul Irving y Michael Stenger también testificaron ayer, y manifestaron que no vieron la advertencia de la FBI.

Los tres renunciaron a raíz de la violencia, que sorprendió al mundo, amenazó con una transición pacífica del poder y puso en peligro la vida de los legisladores y de Pence, lo que provocó el segundo juicio político del ex presidente Trump.

Comparte con tus amigos










Submit