Alianza, hasta con el diablo

Alianza, hasta con el diablo

Comparte con tus amigos










Submit

En política, las alianzas son vitales y necesarias. No importa con quién. El objetivo es conservar el poder. Y a los aliados darles beneficios. Andrés Manuel López Obrador, con su popularidad hace y deshace, a tal grado que tiene osadía de presumir que él tiene “otros datos” ante cualquier otro punto de vista refe- rente a algún cuestionamiento. Tiene de su lado a la mayor parte de la población, por la entrega de algún recurso mensual o bimensual. Y esto le da popularidad. En el último mes subió cinco puntos porcentuales. Estaba en 57 y acrecentó a 62. No son excelentes, pero sí buenos números.

Ya he referido que con la mayoría simple en el Congreso se le construyó un dique en este poder. Como cualquier político pragmático, AMLO lanzó corazoncitos a la oposición. No lo hizo en el Poder Legislativo porque intuyó que se había edificado una estructura. Lo hizo ante ex y gobernadores tanto del PRI como del PAN. Logró fisuras. Todavía no división. En Guerrero, la mismísima gobernadora electa se reunió con la plana mayor del PRD, con la intención de romperlo. ¿Porqué no con el PRI? Sencillo. Ya está enfrentado. Los astudillistas frente a los morenistas (Mario Moreno).

Al parecer avanza AMLO con los opositores. Y, también al parecer retrocede con la gente que creyó que la 4T sería diferente. Que estaba luchando contra la corrupción. No. No es así. Todo indica que algunos morenistas tienen el trasero sucio; igual que los otros partidos. Es de- cir, que con estas alianzas van a encubrir a morenistas que se llevaron la lana. Los morenistas se van desencantando, desilusionado de lo que creyeron iba a ser diferente. La base podría retirarle la confianza que le tenían a AMLO.

Habrá otros morenistas “lúcidos” que le estaban apostando a integrarse al gabinete de Evelyn. Con estas alianzas (PRD) se reducen las posibilidades porque quienes están llegando pueden ocupar esos puestos. A lo mejor caen en depresión o por lo menos van a cambiar su discurso de defensa a denuestos. Van a seguir con sus calificativos, pues a eso están acostumbrados, pero ya no serán dirigidos a la oposición, sino a lo que algún día pensaron sería el cambio. A propósito del 15 de septiembre, estos morenistas pusieron el grito dirigido al infierno, allá donde vive el diablo.

Comparte con tus amigos










Submit