Ambición desmedida

Ambición desmedida

Comparte con tus amigos










Submit

Una vez más quedó demostrado que pensar en comer más, cuando ya se está comiendo, no es bueno ni sano. Adela Román Ocampo, en tan solo unas semanas perdió todo por la ambición de querer ser gobernadora y reelegirse como alcaldesa a la vez. Qué pasaría por la mente de la primera edil del puerto que para colmo ahora ya tiene una demanda ante la Fiscalía Especializada Para la Atención de los Delitos Electorales (FEPADE) por por el asunto de sus dichos durante la jornada de vacunación en Acapulco.

En sus deseos por ser gobernadora, Román Ocampo le apostó a que su partido determinara que en Guerrero la candidatura la abanderaría una mujer, y por ser en estos momentos la presidenta municipal del municipio más importante de la entidad. Pero no fue así, además de que en las encuestas que se habían realizado aparecía muy por debajo del candidato ganador, Félix Salgado Macedonio y los demás punteros como Luis Walton y Beatriz Mojica.

A la mandataria en Acapulco, sin duda, no le sale nada, porque después de que no logró la candidatura para la gubernatura, se aferró a la reelección en la alcaldía sin importarle el descontento de los acapulqueños por la falta de agua potable, la inseguridad y la falta de obras importantes para beneficios de la sociedad, cosa que la llevó a perder la encuesta ante la diputada federal Abelina López Rodríguez.

Será que ahora sí, Adela Román se dé cuenta que su llegada a la primera magistratura del municipio fue por el efecto Andrés Manuel López Obrador en el 2018. Será que ahora sí, se dé cuenta que su trabajo no ha sido el mejor en estos dos años y medio de gobierno y que por eso los acapulqueños le están cobrando factura. O será que le seguirá importando poco el daño que le haga a su partido en la próxima contienda electoral, en donde tenga que entregar el poder a otro partido político diferente a Morena.

Comparte con tus amigos










Submit