AMLO se tambalea

AMLO se tambalea

Comparte con tus amigos










Submit

Mientras la desatada encuestomanía da cuenta de que la popularidad de Andrés Manuel López Obrador se desplomó hasta en un 53 % en las últimas dos semanas, el movimiento Frente Nacional Anti-AMLO, integrado por organizaciones civiles de distintas corrientes políticas, anunció que intensificará rabiosamente sus acciones, usando herramientas jurídicas, de presión social y de medios de comunicación para destituir antes del 1° de diciembre a López Obrador, por la desastrosa y caprichosa forma como conduce al país, al que está llevando a la ruina en materia económica y política, con una histórica crisis de salud pública, con una imparable y macabra criminalidad y una demencial división de los mexicanos.

Llaman la atención las encuestas realizadas por México Elige y consulta Mitofski que coinciden en que el 53 % de los mexicanos desaprueba la gestión de AMLO y el desencanto se da no solo entre sus opositores que no votaron por él, sino entre sus propios adictos, incluyendo prominentes miembros de sus bancadas en el Senado y la Cámara de Diputados que se han radicalizado contra las acciones caprichosas y arrogantes de López Obrador, quien odia al sector productivo del país y otros sectores de la sociedad que se han convertido en verdaderos contrapesos, como el sector empresarial que ya recurrió a la “tercera llamada” para que AMLO recapacite y reaccione antes de que el país se le salga entre las manos.

Por lo que toca al movimiento Frente Nacional Anti-AMLO, vale la pena resaltar que algunas de sus figuras están ampliamente identificadas con el PAN y con su excandidato presidencial, Ricardo Anaya, como es el caso de Pedro Luis Martín Bringas, accionista del grupo de tiendas Soriana que ha aglutinado ya en el último mes a más de 20 organizaciones ciudadanas y el movimiento crece de manera exponencial, mientras los pejezombies han intensificado sus acciones de boicot contra Soriana, lo cual no abona a la salud de la República. Obviamente que esas acciones son toleradas y auspiciadas por AMLO, cuyo pleito cazado e histórico parece ubicarse en el 2006 cuando los más poderosos líderes empresariales orquestaron aquella implacable campaña en plena contienda electoral que rezaba al más puro estilo de los intocables: “¡Cuidado, puedes perder tu trabajo, puedes perder tu casa, puedes perderlo todo… el ‘Peje’ es un peligro para México!”.

Desde entonces, el “Peje” montaría en cólera y en sus próximas campañas electorales acuñaría dos eslogan muy ponzoñosos contra el empresariado nacional al que junto con los políticos calificaba como “la mafia en el poder” o como “la minoría rapaz que ha robado mucho”. Ese divisionismo ha sido profundizado por López Obrador, por encima de un sector empresarial que ha dado sobradas muestras de querer llevar la fiesta en paz.

Será el sereno, pero AMLO lleva a cabo un feroz revanchismo y como ningún otro presidente en la historia sexenal de México, se tambalea cuando apenas cumple año y medio de gobierno, lo que en la era priista era impensable pues del segundo al quinto año, los presidentes de la República solían estar más fuertes y solo en vísperas del destape del nuevo Tlatoani sexenal se producían escaramuzas y jaripeos políticos que culminaban cuando el dios sexenal había elegido con su dedo sagrado al nuevo ungido priista, al que de acuerdo con las leyes no escritas del Sistema Político Mexicano, le transfería automáticamente un inmenso poder, por lo que el sexto año del presidente en turno transcurría sin pena ni gloria.

info@agenciamn.com

Comparte con tus amigos










Submit