Amuletos

Amuletos

Comparte con tus amigos










Submit

¿A qué chamanes consultaría AMLO para presumir sus amuletos anticoronaviRus y antiponzoña del pueblo sabio? ¿Un trébol de cuatro hojas y un billete de dos dólares como amuletos en la cartera del presidente, acompañados por una oración que reza “detente, enemigo, que el corazón de Jesús está conmigo”?

¡Qué disparate más alucinante de un gobernante que se supone que debe ser serio en momentos en los que México y el mundo están amenazados por un mortífero agente invisible llamado coronavirus! Los dislates esotéricos pronunciados por el señor presi- dente en la mañanera del miércoles 18 de marzo, además de adoctrinar religiosamente a los mexicanos que no piensan igual que él, merecieron hilaridad y todo género de chunga que nos habla de cómo un gobernante se deslegitima en el poder por no poder, pero se aferra a prevalecer como dios mediante expresiones populistas, estúpidas y aberrantes.

¿Tenemos a un chamán en la Presidencia de la República o también la brujería entró a Palacio Nacional? ¿Desde cuándo? ¿Entraría desde el salinato con Francisca Zetina, apodada la Paca, o desde la era de Francisco I. Madero, quien, como López Obrador, solía comunicarse con espíritus del más acá y del más allá, entre ellos el de Benito Juárez, que le dictaba lo que tenía que hacer para no regar un día sí y el otro día también el tepache?

Pero vamos por partes: ¿qué es un chamán? Un chamán es un hombre que en algunas culturas hace predicciones, invoca a los espíritus y ejerce prácticas curativas utilizando poderes ocultos y productos naturales; también suele aconsejar y orientar a las personas que acuden a consultarlo. ¿Será por ello que AMLO jura y perjura que con el coronavirus no nos va a pasar nada a los mexicanos porque él tuvo un sueño en el que seguramente algún espíritu le echó mentiras? Y a todo esto, ¿qué es un amuleto? Un amuleto es un objeto portátil al que se le atribuye un poder mágico capaz de dar salud o suerte o de beneficiar a la persona que lo tiene en su poder y lo lleva encima.

El hecho de que AMLO traiga en su cartera un trébol de cuatro hojas, sinónimo de buena suerte, y un dólar color verde, que para los norteamericanos el color verde es bonanza en el dinero, no quiere decir que los chamanes y los amuletos tienen fuerza divina para contrarrestar los devastadores efectos de las leyes de la naturaleza. No, AMLO no es ningún iluminado, aunque se compare con Jesucristo, no, él es un merce- nario de la política que lucra mediante la mentira con todo. AMLO es como cualquier mortal, como usted y como yo, solo que más loco. ¿Qué no la máxima que de músicos, poetas y locos todos tenemos un poco?

Aunque el chamán de la Presidencia, con sus poderosos y mágicos amuletos, nos diga que no pasa nada, en el mundo civilizado cobra fuerza lógica la versión de que el coronavirus fue una peste sembrada por alguna potencia para que las poderosas oligar- quías que mandan en el mundo dominen y controlen a la humanidad como les venga en gana, como si estuviésemos en una guerra mundial, hasta con toques de queda, o como ya se prepara en México, con la salida del Ejército disfrazado de plan DN-III ¿para auxiliar o para controlar a la población?

Comparte con tus amigos










Submit