Anatomía del burócrata

Anatomía del burócrata

Comparte con tus amigos










Submit

AL CONJUNTO DE FUNCIONARIOS PÚBLICOS; A LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA EN LO GENERAL; A LA INFLUENCIA EXCESIVA DE los funcionarios públicos en los negocios del Estado y al exceso de normas y papeleos que complican y retrasan la resolución de un asunto; son las cuatro acepciones que nos legaron los franceses con el término burocracia.

EN MÉXICO SER BURÓCRATA —POR LO MENOS ES LA CONCEPCIÓN COMÚN—, ES SER, UN INEFICIENTE EMPLEADO DE gobierno, generalmente supernumerario, ¡ah como hay de empleados inútiles en cada oficina!; personas que pierden el tiempo de muchas maneras en horas de trabajo, lo mismo se pone a platicar con sus similares, que usa el teléfono para llamadas privadas y personales en repetidas ocasiones durante el horario del trabajo; que se aparta de su lugar de trabajo para comer tomándose más del tiempo permitido; que acomoda y desacomoda papeles y expedientes para impresionar, que se arregla las uñas; que se meten al baño a leer el periódico, que sale de la oficina a comprar a la tienda; que se mira constantemente en el espejo, que hace transas y movidas (también con esto pierde mucho tiempo) con o sin conocimiento del jefe. Ese es un burócrata.

EL BURÓCRATA CORRESPONDE CASI EN ABSOLUTO AL ESTEREOTIPO POPULAR; EL EMPLEADO QUE EFECTIVAMENTE GANA POCO, que llega tarde y sale temprano; algunos, solo algunos, pretenden investirse con cargos sindicales que le hagan gozar de privilegios mayores; que fuma en la oficina sin importarle importunar a los no fumadores; que se presenta a trabajar sobre todo los lunes, un poco inebriados como producto de la francachela del fin de semana anterior; que faltan al trabajo los viernes porque es el día en que empiezan a beber; que los jueves abandonan el trabajo para irse al pozole; que en los días de pago, abandonan su lugar de trabajo para ir al supermercado a comprar, con el pretexto de hacer efectivo su cheque; que con frecuencia consigue justificantes médicos para ausentarse de sus labores. En fin, el burócrata es todo un personaje con un modelo fijo de cualidades o conductas. Trabaja siempre malhumorado, porque cree tener un puesto inferior al que merece y como consecuencia manifiesta su envidia a los demás que considera en categoría superior.

AHÍ NO PARA LA COSA, UN JEFE BURÓCRATA UTILIZA EMPLEADOS, ES DECIR MERMA EL TRABAJO DE LA OFICINA LLEVANDO A SU servicio personal (lo cierto es que hay empleados en exceso), a la gente que se convierte en mozos, sirvientes, guardaespaldas o chaperones de la familia. Agreguemos aquí, el tiempo que pierde el burócrata como vendedores de objetos personales, de productos para disminuir de peso sin dietas y de otras actividades más a las que tiene que recurrir como consecuencia de los bajos salarios.

DIFÍCILMENTE PODRÁ CORREGIRSE ESTA SITUACIÓN. EL BURÓCRATA ESTÁ PROTEGIDO POR EL PROPIO SISTEMA POLÍTICO QUE LO creó, ya es un mal necesario e indispensable que tras de él tiene una organización sindical que lo mima. Por otra parte va en aumento cada vez. A la llegada de nuevos jefes aumentan los burócratas, aunque suelen ser de los llamados ‘de confianza’, por no llamarles incondicionales. Por supuesto que hay algunos trabajadores que se salen de esta clasificación.

FIN.

Comparte con tus amigos










Submit