Antesala del poder

Antesala del poder

Comparte con tus amigos










Submit

Ante un escenario adverso para todos los partidos políticos, que, dicho sea de paso, han tenido oportunidad de gobernar a la población ya sea a nivel municipal, estatal o federal, este año es la antesala para un proceso electoral nada halagador.

La figura presidencial está desgastada, al menos en el discurso, ya no convence y parece que ahora es repetitivo y ya sin fondo, quizá con un poco de forma, pero sin contenido, que a veces raya en ocurrencias.

A nivel estatal, el asunto de niños armados en Chilapa ha atraído los reflectores de organizaciones internacionales, sin contar con la cancelación de puentes largos y el aumento del precio de casetas de la autopista para llegar al puerto, aunado a la disminución de partidas presupuestales federales, lo que hará más difícil la administración pública.

Y los gobiernos municipales, así como llegaron, así pronto se irán. Los problemas solo se heredan al que sigue. Casos emblemáticos como el adeudo al ISSSPEG deja en entredicho la responsabilidad no solo de las actuales administraciones, sino de que no se han asumido los costos de la transición democrática.

En ese escenario a nivel local, la economía no se apuntala y a nivel federal no hay dinero que alcance.

Se ha contenido la inflación, pero el crecimiento económico no es el esperado y son las amas de casa las que han sentido no solo los aumentos del costo de la canasta básica o del gasto familiar, sino que muchos programas sociales han cambiado su operatividad, como el antes llamado Seguro Popular.

La comunidad cultural no está del todo ausente porque no se notan políticas públicas que apuntalen ese sector. Se esperaba que grupos emergentes fueran tomados en cuenta, los antes marginales ahora serían beneficiarios de apoyos gubernamentales; nada ha ocurrido. El sistema avanza lentamente y el tiempo apremia.

No se pueden sentar hoy las bases de lo que vendrá porque pareciera que cada seis años se reinventa el gobierno y en ese afán por pasar a la historia se ha estado desmantelando la política pública y transformando a las instituciones.

El año que corre es preparatorio o antesala de jornadas electorales y ya hay quienes se preparan para pelear con todo por los nuevos cargos, los hay quienes esperar conservar lo ganado y las alianzas serán el pan nuestro de cada día, sin contar las chapuzas, los golpes bajos y hasta el que muchos personajes busquen reflectores.

El poder seduce y pocos han logrado sucumbir a su tentación. Y no importa el cargo ni los resultados, sino seguir en la zona de fuego porque, al final, muchos lo que buscan o anhelan es solo protección ante la fortuna acumulada. El poder los blinda.

 

Comparte con tus amigos










Submit