Astrid Hadad, la Lady Gaga del nixtamal en los cinco continentes

Astrid Hadad, la Lady Gaga del nixtamal en los cinco continentes

Comparte con tus amigos










Submit

MÉXICO.- Con 36 años de trayectoria en los escenarios musicales, la cantante mexicana Astrid Hadad admitió que al inicio fue complicado que la contrataran porque nadie entendía su trabajo. Hoy, para que le quede más claro a los empresarios, les dice que es la Lady Gaga, pero del nixtamal.

“Le he batallado mucho y le sigo batallando. Ha sido bastante difícil porque no soy una cantante comercial y, al principio, nadie comprendía mi trabajo porque estaba empeñada en hacer cabaret político. Metí vestuarios, porque a través de ellos, quería que la gente entrara más en lo que yo quería comunicar” –platicó a Notimex.

Incluso, hubo quien le dijo: “Es que nadie entiende lo que haces. Si tienes una voz, ¿por qué no te dedicas a cantar como todo el mundo y te olvidas de esto?´, pues no tienes futuro”. Pero, ¿por qué tenía que darse por vencida ante algo en lo que ella cree y que, además, le gusta hacer?”.

Si bien el camino ha sido duro, también está lleno de satisfacciones, por lo que ahora, para que puedan contratarla, les explica que se trata de un espectáculo como cualquier otro, “pero que soy la Lady Gaga del nixtamal”.

La llamada “Reina del Heavy Nopal” ha cantado en 28 países de los cinco continentes y una vez que logra que la contraten, la respuesta del público es impresionante, pues recordó la vez que se presentó en un poblado de Yugoslavia y la gente casi no sabía de México.

“Al terminar el espectáculo se pusieron de pie y los jóvenes decían: ‘Yo quiero visitar México, está lleno de magia’. Lo mismo me pasó en China y Alemania del Este, cuando acababan de tirar el muro. En este último país sólo hablaban alemán y ruso, yo no sabía si les estaba gustando o no, pues no aplaudían.

“Pero al terminar, fue maravilloso. El público se levantó y golpeaba el piso con los pies. Lo difícil no es cantar en estos lugares porque la música es un puente universal. Si tienes buenos músicos y lo haces bien, vas a enganchar porque cuando subes al escenario, es un acto de amor, tienes una conexión profunda con la audiencia”.

Ha sido censurada

Debido a que su espectáculo de cabaret está impregnado de una fuerte crítica política y social, Astrid Hadad ha sido censurada en varias ocasiones y ella no entiende por qué si en México se presume de la libertad de expresión.

“Conmigo aplica lo de crea fama y échate a dormir. Sin embargo, creo que no soy nada peligrosa, soy menos peligrosa que otros grupos. En una feria de Alemania, en Hannover, yo iba a hacer la inauguración, pero por esta razón me hicieron a un lado.

“Terminaron mandando a alguien muy famoso en la música ranchera. Me quejé porque ya tenía un contrato y, entonces, me colocaron donde no había nada de gente, pero terminamos con el lugar atascado. Al día siguiente se corrió la voz y volví a llenar”.

La intérprete del éxito El calcetín ha sido objeto de investigación en universidades de Estados Unidos y nunca pensó que presentaría su arte en sitios tan importantes como el Museo Metropolitano de Arte en Nueva York o el Musee du Quai Branly, en París y el Museo del Chopo en la capital mexicana.

 

“Ha sido genial, me siento muy honrada de que me haya sucedido eso con algo que amo tanto y que es mi pasión: la música” –resaltó la artista de 62 años nacida en Chetumal, Quintana Roo, y creadora del neo ranchero.

Le decepcionan recortes presupuestales

No obstante, en la atmósfera que la hace feliz, hay algo que la tiene decepcionada y se refiere al recorte del presupuesto a la cultura que se aplicó para este año a nivel federal.

“Yo voté por la 4T pero no pensé que le iban a quitar tanto presupuesto a la cultura, lo cual me parece terrible porque siento que otra vez llegamos a lo mismo, que los políticos no terminan de entender que un país sin cultura es un pobre país y que ésta no es un lujo, es una necesidad.

“Es muy decepcionante y espero que reflexionen, porque no es lo que esperábamos. Lo digo así, con el corazón abierto, pues me parece terrible que a lo primero que le quiten es a la cultura” –sostuvo.

Llega al Bataclán con nuevo espectáculo

Será este 9 de noviembre cuando la artista presentará su espectáculo de cabaret en La Bodega de El Bataclán, en la colonia Hipódromo Condesa de esta ciudad, lugar en el que ha cantado por 15 años. Se titula Los caprichos de Astrid Hadad. Canciones sin pies y con cabeza.

El concepto es una composición de anteriores “shows” que ha presentado, pero también ofrece nuevas situaciones. Adelantó que interpretará musicalmente el poema Esta tarde mi bien, cuando te hablaba, de Sor Juana Inés de la Cruz.

Además, el fado Lágrima, para quienes realmente están enamorados, pues lo define como un canto de amor maravilloso. “Algunas canciones son muy antiguas, pues hace mucho no me las han escuchado y tampoco están grabadas”.

El arte de su vestuario

El fastuoso y excéntrico vestuario que Astrid ha presentado a lo largo de su trayectoria no es por capricho, dice, es porque a través de cada uno tiene algo que decir. En 2012, bajo el concepto Por mi espíritu, hablarán mis trajes, presentó una colección de 20 prendas en el Museo del Chopo.

A través de él, la llamada Cabaretera ilustrada da al mundo una probadita de México, de su cultura y sus tradiciones. En sus inicios no era tan aventurada con el diseño, pero luego de un espectáculo en honor a Lucha Reyes, comenzó a fluir su creatividad y marcó la pauta.

En la actualidad, tiene aproximadamente 150 atuendos y presenta uno por cada canción que interprete. Se refirió en específico al vestido que usará cuando cante el bolero La tarde, inspirado en el arte colorido de los pintores Henri Matisse y Sonia Delaunay.

“Lleva un atardecer que podría ser de Matisse cuando estaba en el puntillismo. Me encanta hacer combinaciones de telas que jamás podrías pensar que si le pones una pintura encima podría quedar bien.

“Cuando empecé a cantar, pensé que tener una escenografía era muy caro y yo no tenía dinero. Así que, como decía un crítico, llevo la escenografía puesta, él decía que soy como un Museo de Culturas Populares Ambulante” –concluyó.

Comparte con tus amigos










Submit