Avión presidencial

Avión presidencial

Comparte con tus amigos










Submit

Andrés Manuel López Obrador desterró durante 13 meses el avión presidencial, para él, símbolo de corrupción y opulencia presidencial. Con ello, AMLO simulaba que sería un presidente austero, pero la realidad es otra. El TP01 Boeing 787-8 “José María Morelos y Pavón”, con capacidad para 80 pasajeros, una suite presidencial a todo lujo, con una sala de juntas, elegante oficina, recámara con cama king size, regadera y hasta caminadora, cuenta con alta tecnología de punta, como internet de alta velocidad, pantalla digital personal en cada asiento, sistema de entretenimiento, teléfonos satelitales para los pasajeros y una suite privada dedicada a telecomunicaciones. Tuvo como destino un aeropuerto de deshuesadero en el desierto de California, donde fue anunciado pomposamente por la ONU para ser vendido al mejor postor, pero fracasó la venta y el avión presidencial debe regresar a México.

¿Cuál fue el motivo de semejante fracaso? El avión no es propiedad del Gobierno de México. Desde el 2013 fue adquirido como renta a una empresa financiera, a la que aún se le adeudan casi seis mil millones de pesos. El 6 de julio pasado, el titular de Comunicaciones y Transportes, el viejito cascarrabias Javier Jiménez Espriú, admitió que el avión presidencial no le pertenecía al Gobierno, sino que lo rentaba y, por ende, no se podía vender. Sin embargo, AMLO prometía por los cuatro puntos cardinales de la República que con la venta del avión presidencial haría obras sociales en Oaxaca, Hidalgo, Guerrero, Michoacán y otros estados de la República. Todo era mentira y sigue siendo mentira. Hoy, AMLO nos sale con el cuento chino de que el avión presidencial fue llevado a California para que recibiera el mantenimiento que lo tuviese en óptimas condiciones.

El hospedaje en ese aeropuerto de California nos cuesta a usted y a mí cuatro mil dólares por semana, es decir, 16 mil dólares por mes. Si Pitágoras no miente, nos dice que en 13 meses AMLO mandó a la basura 208 mil dólares y ahora nos sale con otra mentira de que el avión presidencial será devuelto a México para ser vendido acá. Un rosario de mentiras del señor López Obrador.

Ni allá ni aquí ni en ninguna parte del mundo se venderá el dichoso avión presidencial porque no es propiedad del gobierno mexicano a menos que liquide lo que debe en renta y se lo compre a la empresa financiera que se lo rentó.

¿Que cómo queda AMLO? Pues como un presidente de la República mentiroso, quien ha echado a los mexicanos casi 500 mentiras desde que tomó posesión el 1 de diciembre, ya sea por el desabasto de medicinas, el cambio de nombres de instituciones, que siguen siendo la misma gata pero revolcada, con lo cual engaña a los mexicanos con la fábula de la “cuarta trasformación de México”. En fin, que la mentira y la patraña de hacer que todo cambie para que todo siga igual o peor es el signo del gobierno de AMLO, solo que algunos enajenados no quieren aceptar esa infame realidad.

Comparte con tus amigos










Submit