¡Ay la democracia!

¡Ay la democracia!

Comparte con tus amigos










Submit

La democracia hay que cuidarla, me dijo hace poco en entrevista Miguel Álvarez de Eulate, presidente de la Fundación de Estudios Estratégicos Internacionales (FESEI) porque a su juicio “si no se hace se erosiona”. En los últimos años en Europa, el eco del llamado a las urnas se ha convertido más que en una fiesta de la democracia, en un socorrido amago para romper bloques, coaliciones y terminar con gobiernos débiles.

Se ha usado, inclusive, como un espectro de amenaza para azuzar al contrario y hasta de intimidación: en España, el presidente en funciones Pedro Sánchez, no puede formar gobierno, ha ganado las elecciones generales con siete millones de votos desde el pasado 28 de abril y va camino de mediados de septiembre sin poder formar gobierno con ninguna de las fuerzas políticas visibles. Recientemente Sánchez presentó un amplio programa progresista de 370 medidas a fin de conciliar un dossier de trabajo impecable que no pueda ser rechazado por los otras fuerzas políticas; él aspira, a una abstención de la mayoría, si no logra un pacto para la investidura.

Una circunstancia que se antoja complicada, no son pocos los que ya hablan en clave electoral rumbo a una nueva cita en las urnas el 10 de noviembre en las que serían para España las cuartas elecciones generales en cuatro años. Triste realidad porque unas nuevas elecciones no le darían al PSOE la mayoría absoluta para formar gobierno, Sánchez se vería abocado –nuevamente- a buscar pactos con Podemos (hay roces porque a fuerza quieren estar en la primera línea de gobierno) dado que Ciudadanos -que tiene ciertos contenidos más afines- les ha dado el portazo definitivo.

¿Habrá elecciones? Se lo pregunté a Álvarez de Eulate: “Yo creo que sí a menos que Podemos ceda y ceda aún más… el PSOE se ha ido reforzando, las medidas que ha presentado son un órdago a Podemos; les ha dicho además que esto es lo que hay lo aceptan o no. Esperamos que se llegue pronto a una estabilidad, necesitamos certidumbre… todo esto erosiona a la democracia”.

La democracia parlamentaria en España es joven, somos una nación que ha vivido un periodo de transición, un periodo constituyente; las primeras elecciones se habló de una sopa de letras había muchos partidos políticos y luego nuestro sistema electoral depuró esos partidos políticos. Somos una democracia joven me preocupa que esta fragmentación no está dando respuestas a los ciudadanos, a sus problemas reales del día a día”, puntualiza Álvarez de Eulate.

Comparte con tus amigos










Submit