Bartlett y las energías

Bartlett y las energías

Comparte con tus amigos










Submit

Manuel Bartlett, abogado, con estudios en la Universidad de París y en la de Manchester, de 85 años de edad, lamentablemente director de CFE, se atreve a sostener: “Hay energía eólica, la de estos reguiletes, cuando hay viento, cuando no hay viento, no hay energía, de la misma manera en que hay energía solar cuando hay sol y la mitad del día no hay sol y luego hay una nube o un norte y pues hace que no haya energía solar y cuando no hay energía no se le dice al usuario: Oye perdóname, pero espérate a que sople el viento o se fue el sol y nos quedamos sin luz”.

Bartlett, según connotados ecologistas, desconoce los avances mundiales de los últimos 15 años, respecto a la intermitencia de las energías renovables, como la solar y la eólica. Insistir en que si no hay sol no se produce energía fotovoltaica y cuando no hay viento no se produce energía eólica, constituye ya no solo una aberración científica, un atentado en contra de la inteligencia nacional, una agresión al bolsillo de los usuarios de fluido eléctrico, sino, sobre todo, un propósito criminal en relación a la salud de la sociedad.

El problema de la intermitencia, como lo demuestra Alemania, los Estados Unidos, Australia, los países escandinavos, Japón, China, ha sido resuelto, porque si bien las centrales solares presentan efectivamente una alta variabilidad entre horas, la primera forma de reducir la variabilidad es interconectar recursos próximos porque, aun cuando sea muy poco probable que no haya ni sol ni viento en un punto determinado, las interconexiones del sistema suplirían las deficiencias transitorias, sobre todo, si como acontece en Alemania, un cinco al 10 por ciento de la población genera su propia electricidad con paneles solares dispersos en su territorio.

Resulta imperativo traer a colación que el kilowatt/hora con combustóleo, a fines de febrero del 2021, en México cuesta 2,600 pesos, y la energía fotovoltaica cuesta 680, aunque a veces son menos de 400 pesos el kilowatt/hora. 2,600 kilowatt/hora contra 400 pesos kilowatt/hora eólico.

El problema de la intermitencia está tan resuelto que en casi todo el mundo invierten cientos de miles de dólares en aerogeneradores y en paneles solares, tanto para generar electricidad limpia y barata, como para disminuir el calentamiento global y los niveles de contaminación ambiental.

La energía renovable es mucho más barata que la convencional, incluso sin subsidios, según un nuevo informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA). “La energía renovable no subsidiada es actualmente la fuente más barata de generación de energía”. La eólica es la más eficiente ya que no contamina como el combustóleo, no erosiona el entorno y su impacto ambiental es casi nulo.

Si Bartlett dictara una conferencia, por ejemplo, en Alemania, y sostuviera que cuando no hay viento, ni sol, los usuarios se quedarían sin luz, los expertos internacionales no solo tomarían sus comentarios como bromas de mal gusto, sino que sus afirmaciones serían interpretadas ya no solo como las de un ignorante, sino como las de un sujeto privado de sus facultades mentales. Por supuesto que si el director de la empresa estatal mexicana que ejerce un cuasi monopolio en materia de generación de energía eléctrica, afirmara lo anterior en una reunión de especialistas en la materia, de inmediato caerían en una inmediata conclusión: si así “piensa” el director de CFE, ¿cómo estará el resto del gobierno?

Una declaración de Bartlett en un foro energético mundial permitiría entender a la sofisticada concurrencia, por medio de una obvia generalización, el actual desastre de México. ¡Claro que para muestra basta un botón!

La comparación es tan odiosa que Bartlett, a la usanza del hombre primitivo, trataría, hoy en día, de producir fuego como lo haría el hombre primitivo, golpeando dos piedras hasta obtener una chispa sin saber que podría lograr su objetivo con un encendedor de gas.

Mientras tanto, los mexicanos pagaremos mucho más cara la energía eléctrica y seremos víctimas de enfermedades mortales al inhalar el combustóleo quemado y contaminar gravemente la atmósfera.

Comparte con tus amigos










Submit