Batman y Robin

Batman y Robin

Comparte con tus amigos










Submit

En 1940 se produjo en Estados Unidos la primera aparición pública del personaje Robin, que se convertiría en el inseparable amigo del súper héroe Batman, a quienes los crea-dores de ambos les ponían escenarios para que lucieran luchando contra el mal.

¿Por qué hago historia? Mire usted. Alguna lengua de doble o triple filo equiparó la lucha que aún no termina en el partido Morena entre Mario Delgado con Robin y a Porfirio Muñoz Ledo con Batman, quien había ganado de calle las truculentas encuestas mandadas a hacer por Morena al servil INE, quien finalmente consiguió hacer que las encuestadoras Parametría, De-motecnia 2.0 y Covarrubias y Asociados hicieran el traje a la medida, con un costo de más de 15 millones de pesos como lo querían en Palacio Nacional para ungir a Robin como el nuevo jerarca nacional de Morena, solo que Batman seguirá en pie de guerra y Morena caminará al naufragio con el pequeño Robin a la cabeza.

¡Un personaje chiquito, muy chirris! Y parafraseando al presi-dente diríase que “hay mucho partido, muy partido para tan poco dirigente” que tiene cinturita de mantequilla y obedece ciegamente lo que le ordenan de Palacio Nacional, lo que no ocurriría con Batman, es decir Muñoz Ledo, un dinosaurio que tiene mucha ciencia política.

En Palacio Nacional ya están listas las listas de los listos, es decir, de los cuatachos y amigo-chos de AMLO para que Robin acate ciegamente las candidaturas a gobernadores, diputaciones federales y locales, alcaldías y regidurías en todo el país.

En la lista de los listos, ya está anotado para Sonora un personaje que es más pequeño que Robin llamado Alfonso Durazo, quien como titular de seguridad ciudadana prometió bajar al 50 % la criminalidad en México, pero nomás no pudo y ahora sínicamente será enviado o premiado por el que quita y pone como candidato al gobierno de Sonora. Me pregunto: ¿Qué pecado habrán cometido los sonorenses? Y aquí vale la pena recordar aquella inmensa frase de Mahatma Gandhi de que “si en el poder hay un idiota, es porque quienes lo eligieron están bien representados”. De veras qué cinismo de Alfonso Durazo, un auténtico nacido para perder.

Como secretario particular de Colosio se convirtió en una viuda de Colosio; como secretario particular de Fox fue grisito, grisito a grado tal que hoy el paisano de las momias de Guanajuato dice irónicamente que “las ratas son las primeras que saltan cuando se hunde el barco”.

Comparte con tus amigos










Submit