Belleza en política

Belleza en política

Comparte con tus amigos










Submit

Los dichos populares nos inducen a pensar que la política es un asco. Esto circula vox populi: “Para hacer política o ser político, se tiene que aprender a comer sapos y serpientes, sin hacer gestos”. Para los políticos profesionales la política es un arte. Entonces nos enfren-tamos con dos versiones aparentemente contradictorias. Y escribo supues-tamente porque en el fondo sí que causa desazón el quehacer de la política.

Cuando te encuentras en lugares de toma de decisiones, la política, por supuesto que es un placer. En esos momentos la política seduce. La gran mayoría de los políticos son hábiles y en una entrevista poco dicen sobre los entretelones de su actividad. Solamente los políticos jóvenes o inexpertos llegan a abrir “lo seductor de su quehacer”. Utilizo un símil de la política con los salarios de los futbolistas profesionales.

Cuando se aborda el tema de sus percepciones como deportistas, callan o cambian la conversación. No sueltan información. Solamente a los futbolis-tas noveles se les llega a colar ese tipo de información. Pero si usted, estima-do lector, quiere saber cómo es la política desde adentro, lea las declaracio-nes de las reinas de la belleza. La primera Miss Universo, Lupita Jones y la última, Sofía Aragón, han revelado cómo es la política sobre la competencia de la belleza. Y los comentarios son reveladores del cómo es la política. Lue-go de que lean las declaraciones podrán fundamentar si la política es arte o es una cloaca.

Comparte con tus amigos










Submit