Buscan prohibir acceso a la zona arqueológica de la Isla de Pascua

Buscan prohibir acceso a la zona arqueológica de la Isla de Pascua

Comparte con tus amigos










Submit

MÉXICO.- Luego de que una de las famosas estatuas de la Isla de Pascua fuera destruida hace unos días por el conductor de una camioneta que aparentemente se quedó sin frenos, las autoridades del lugar buscan restringir el acceso de vehículos a lugares sagrados o de valor arqueológico.

Este territorio insular de Chile, conocido mundialmente por sus enigmáticos moáis o esculturas (enormes cabezas elaboradas con piedra volcánica), promueve, por medio de su alcalde, Pedro Edmunds, hacer efectiva una ordenanza municipal propuesta hace ocho años para proteger esas valiosas figuras, declaradas, junto con la isla, Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Edmunds consideró como un daño incalculable lo ocurrido a la obra erigida en tiempos remotos por los habitantes del territorio. En declaraciones a un diario de Valparaíso, recordó que, si bien antes les ha sido negada la posibilidad de reglamentar la circulación de vehículos, lo sucedido es una muestra del peligro que hay en la isla con el aumento del turismo y la cantidad de residentes.

Al respecto, también dijo que hace ocho años, en ese diminuto territorio ubicado a tres mil kilómetros de las costas de Chile, habitaban solo ocho mil personas, pero hoy son 12 mil más una cifra similar de turistas que llegan cada mes, precisamente atraídos por las enormes estatuas de piedra volcánica.

Por su parte, Camilo Rapu, presidente de la Comunidad Ma´u Henua, en la Isla de Pascua, colocó en su cuenta de Twitter una información publicada por el Departamento de Prensa del Canal 13 de la televisión chilena, donde se apunta que el hombre que impactó el moái con su camioneta fue detenido y no era turista, sino una persona que lleva más de 10 años viviendo en Rapa Nui.

Los moáis, que en lengua rapanui significa estatuas, son más de 900 y se encuentran esparcidos por toda la isla; fueron esculpidos por los habitantes originarios del territorio, al parecer, con fines religiosos entre los años 700 y 1600 d. C., según estudios arqueológicos.

Comparte con tus amigos










Submit