Carriolas, el todo terreno de tu bebé

Carriolas, el todo terreno de tu bebé

Comparte con tus amigos










Submit

Ser padres es una experiencia que sin duda alguna no deja indiferente a nadie. Es maravilloso criar un bebé y proporcionarle todos los cuidados necesarios para su óptimo desarrollo.

Y hablando de cuidados, uno de los fundamentales es el paseo. Los paseos son algo muy aconsejable para los padres y para el bebé.

Al recién nacido el entrar en contacto con el exterior le favorece el desarrollo de sus sentidos.  Los sonidos de la calle estimulan su capacidad auditiva y el bebé  aprende a distinguir caras nuevas, perfeccionando su agudeza visual.

Asimismo, la calle ayuda al bebé a adaptarse a los cambios de temperatura y  a regularlos. Conviene dar todos los días un paseo, también cuando hace  frío o incluso llueve. Siempre hay un rato de temperatura aceptable para el bebé. Basta con abrigarle adecuadamente y acomodarle en su carriola, lo más protegido posible.

Sin duda alguna, las carriolas son ls aliadas perfectas a la hora del paseo, pero, ¿sabes cuál fue su origen? Sigue leyendo y te explicaremos su historia.

El origen de las carriolas

En todas las épocas, los padres han buscado una forma de llevar al bebé que les sea cómoda en los desplazamientos.

Hoy en día, la mayoría de los padres los llevan en carriolas modernas que han evolucionado hasta hacerlos cada vez más prácticas.

La primera idea o concepto de carriola nació en 1733, de la mano del arquitecto William Kent.

Kent, diseñó, a petición del duque de Devonshire, un medio de  transporte que divirtiera a sus niños. Obligado a construir dicho  artefacto, hizo una cesta con ruedas donde los niños podían sentarse en  ella. Fue decorada y era tirada por un pony o una cabra.  La idea rápidamente gustó a otros miembros de la familia real que  tuvieron objetos similares. Cabe destacar que, los carros de esa época eran muy diferentes a los actuales. Estaban  hechos con madera o mimbre y los arneses eran de cobre amarillo muy costoso. Eran de lujo y se convirtieron en obras de arte pesadamente  adornadas.

En ese tiempo, los carros de bebé eran arrastrados siempre por animales, hasta que  en 1848 el americano Charles Burton decidió sustituir los animales por manillares para que los padres pudieran empujarlos.

En junio de 1889, un nuevo diseño del carro apareció en escena, William Richardson creó el primer cochecito  reversible. También realizó otros cambios estructurales al carro que permitieron facilitar la maniobrabilidad del mismo.

Posteriormente en los años 20, los carros modernos estaban al alcance de cualquier bolsillo y en consecuencia, de todas las familias. Además eran más seguros, con nuevas características que le aportaban un fácil uso y ligereza para poder llevarlos a todas partes.

Desde los años 80 la industria del cochecito ha evolucionado de manera vertiginosa. Las nuevas características, una construcción más segura, y más accesorios como por ejemplo, las carriolas dobles, han abierto un mundo nuevo a padres y bebés.

Versatilidad, comodidad y protección dan  forma a las carriolas, cuyos inestimables beneficios motivan  que sea uno de los productos más demandados por los progenitores durante la primera infancia.

Beneficios de las carriolas

Durante los primeros años de vida del bebé, la dependencia hacia  los padres, obliga a los progenitores a  cambiar sus hábitos diarios. Con la ayuda de las carriolas, las limitaciones pueden reducirse sustancialmente, garantizando  desplazamiento con total libertad.  La importancia de este accesorio va más allá de la tradición, pues con muchos sus beneficios concretos.

  • Versatilidad. Su estructura está pensada para doblarse y transportarse o almacenarse fácilmente.
  • Seguridad. Cuentan con sistemas de protección contra impactos laterales. Asimismo, los protegen de los fuertes rayos ultravioleta y las inclemencias del tiempo.
  • Comodidad. Una carriola brinda la oportunidad de mantenerse cerca del niño sin  necesidad de tenerlo en brazos todo el tiempo.
  • Resistencia y durabilidad. Lo que supone una excelente inversión.

En cuanto a los tipos de carriolas

Es preciso indicar que  en la actualidad, el abanico de carriolas de bebé  en el mercado es muy grande.

  • Para los primeros meses de vida, son ideales con capazo, que permite llevar al bebé tumbado y respetar su descanso, algo fundamental en esta primera etapa.
  • Cuando los niños van creciendo, lo más adecuado es empezar a utilizar las sillas de paseo con respaldo.  Estas sillas son las más habituales cuando los pequeños ya tienen un  desarrollo físico mayor y la suficiente fuerza para mantenerse sentados  sin problemas.  Además, con estas sillitas también se satisface otra necesidad fundamental del niño en esta  etapa de crecimiento, la curiosidad para descubrir su entorno durante el paseo.
  • En el caso de las carriolas dobles o gemelares, también existe una gran variedad de opciones. Algunas de ellas permiten  colocar el capazo para los recién nacidos y  llevar a más de un bebé.

Para concluir, haremos especial hincapié en que debemos tener en cuenta que los cochecitos para  bebés deben adaptarse a las necesidades de los bebés, pero también al ritmo de vida de sus padres. Asimismo debemos tener presente para qué sirven y a qué  edades son más convenientes. Por ello, es interesante ponernos en manos de profesionales como los que trabajan en babyplanner.mx.

¡No dudes en entrar en su web!. Te están esperando.

Comparte con tus amigos










Submit