Castillos en el aire…

Castillos en el aire…

Comparte con tus amigos










Submit

Al más puro estilo de la canción de Alberto Cortez, Andrés Manuel López Obrador construye castillos en el aire… hace una semana, la Semarnat a cargo de Víctor Manuel Toledo, si se trata de un testarudo que AMLO sacó de la chistera, y dio un sabadazo con la publicación casi a escondidas del permiso de impacto ambiental para la construcción del Aeropuerto de Santa Lucía, un documento de más de 300 hojas que será seguramente impugnado por diversas organizaciones ambientalistas, pero ello no significa que la Sedena que no posee ningún título de concesión porque se trata de una dependencia del Gobierno federal, sin personalidad jurídica como empresa, quiera decir que ya hay luz verde para comenzar a construir el descabellado proyecto aéreo del presidente de la República.

En primer lugar, porque hay carretadas de amparos contra ese demencial proyecto que además deberá contar con muchos otros permisos como el de aeronavegación y viabilidad aérea, toda vez que no puede haber ningún Aeropuerto Internacional a menos de 60 km del actual Aeropuerto de Benito Juárez y Santa Lucía se encuentra a 50 km, justo en el radio de acción por el que deben hacer su entrada las aeronaves para aterrizar en la Cuidad de México. Pero, además, AMLO no tiene aún dictámenes en materia cultural, arqueológica, de seguridad, de estrategia social, política e interinstitucional.

El presidente desafía a jueces que han otorgado amparos amenazándolos que dará a conocer sus nombres y advirtiendo que por sus pistolas comenzará a construir Santa Lucía, lo cual lo pondría en el ojo del huracán político y jurídico pues no puede pasarse por los bolsillos ningún ordenamiento judicial porque podría hacerse acreedor a un juicio político y hasta la remoción del cargo por desacato a la autoridad. La cuestión es que él hace sus castillos en el aire y engaña a los mexicanos.

Muy orondo anunció el pasado sábado que fueron finiquitados contratos con empresas constructoras del fallido Aeropuerto de Texcoco que ahora quiere inundar, porque según él, la terminal aérea con su conjunto de comercios empresariales se convertiría en un monumento a la corrupción del régimen peñista.

AMLO habla de que al cancelar Texcoco el gobierno se ahorrará unos 100 mil millones de pesos, pues el Aeropuerto de Santa Lucía nos andaría constando unos 200 mil millones de pesos, según sus datos, pero según los datos de los expertos serios, en Texcoco se gastaron más de 150 mil millones de pesos, lo cual quiere decir que Santa Lucía nos costará en promedio unos 350 mil millones de pesos, más caro el caldo que las albóndigas. Y lo malo es que ese dineral lo pagaremos usted y yo que con tantos sacrificios pagamos impuestos.

El error de Texcoco se ha convertido en un asunto de grueso calibre que podría significar el Waterloo de AMLO pues antes de ahogar el aeropuerto, ahogó las esperanzas de inversionistas nacionales y extranjeros, que ha motivado que la falta de inversión y de creación de empleos se traduzca en una recesión económica que podría ser de nefastas consecuencias para México.

Es cierto, AMLO critica y critica a la corrupción y hasta se da el lujo de afirmar que ya se acabó, ¡falso de toda falsedad!

La corrupción es tan latente que se encuentra en su gobierno, pero debe curarse de salud echándole la culpa a los corruptos priistas y panistas, que quiérase o no, son los de la gran experiencia en el manejo del gran poder político y económico en México, mientras que él todavía no tiene nada que presumir, como no sea la construcción de sus castillos en el aire.

Comparte con tus amigos










Submit