Chilpancingo en la mira

Chilpancingo en la mira

Comparte con tus amigos










Submit

Chilpancingo está por los suelos. El perredista Antonio Gaspar Beltrán ha sido el peor alcalde que ha tenido la capital. Por eso ya no pudo reelegirse en el cargo.

El antecesor, el priista Marco Antonio Leyva Mena se peleó con su partido y su último año de gobierno fue un caos con el tema del relleno sanitario y los carros de “la basura jefa”

En los últimos años a los capitalinos les ha ido mal. La alternancia en el poder no fue suficiente.

La falta de agua en la capital ha sido una constante en las últimas administraciones. Lo resolvieron las pipas particulares. Administraciones van y nuevos grupos de poder vienen y el asunto de CAPACH no se ha podido resolver.

El Mercado Municipal llegó a nivel de saturación, por lo que hay más de 6 mil vendedores ambulantes mismos que se han apropiado de las calles y banquetas del primer cuadro de la ciudad y los alrededores.

Recuperar el espacio público es un problema. Amén de que no hay Plan de Desarrollo Urbano, por eso es que más de 500 colonias de la capital carecen de servicios públicos. No hay tampoco un mapa de riesgos.

El tránsito vehicular también es un problema. Ya no se diga los estacionamientos, los parquímetros fue un fracaso.
Igual o peor que la recolección de basura. No hay contenedores en la capital por lo que en las mañanas las esquinas están atiborradas de bolsas de basura.

Con todos estos problemas no se observa que haya un candidato que pudiera revertir la situación. El panteón nuevo ya se saturo.
El que se va dejó aún más endeudada a la capital, pues el problema fue el pago de salarios a los trabajadores del ayuntamiento.

Quien llegue a ser alcalde sabe a lo que va. Es un ayuntamiento en mal estado. Con una nómina incosteable. Se requiere un alcalde diligente, y gestor, que tenga el respaldo popular para que pueda tomar decisiones, porque Antonio Gaspar Beltrán ni siquiera pudo aumentar el impuesto predial, y hasta llegó a declarar que si el problema era el que renunciaba al cargo con tal de que en Chilpancingo se solucionaran los problemas.

Los capitalinos tienen la opción de decidir con su voto quien los va a representar en lo sucesivo. De todas formas, para quien llegue las cosas están muy complicadas. El único consuelo es que el caso de la capital no es el único. Hay ayuntamientos que están peor.
Sino, al tiempo.

Comparte con tus amigos










Submit