‘Clifford: El Gran Perro Rojo’: un amor canino ¡descomunal!

Comparte con tus amigos










Submit

El filme está basado en una serie de libros infantiles.


Sin importar su tamaño, la llegada de un cachorro puede poner de cabeza a una familia, pero ¿qué podría provocar uno de proporciones descomunales?

Clifford: El Gran Perro Rojo se dio a conocer en los años sesenta gracias a una serie de libros infantiles, y tras haber saltado a la pantalla chica en un programa, emitido entre 2003 y 2006, ahora está disponible en salas de cine.

Y es la jovencita Emily (Darby Camp) quien descubre al animal en un misterioso refugio para mascotas en las calles de Nueva York, y cuya llegada será el motivo de que su descarriado y desatendido tío Casey (Jack Whitehall) se transforme por completo.

“Creo que todos los seres humanos somos (fans) de mascotas. Si no es un perro o un gato, es algo más. Lo que sucede es que no siempre buscamos la que nos alegre el corazón y nos pida amor.

“En las mascotas también hay química, y eso le sucede a mi personaje con Clifford: están destinados a darse amor mutuamente”, contó Camp en entrevista desde Los Ángeles.

Whitehall, por su parte, se sinceró sobre sus razones para participar en el largometraje, dirigido por Walt Becker, que hace gala de avanzada tecnología de animación.

“La historia es divertida, un poco loca y mi personaje muy desparpajado; creo que tiene un poquito de mí. La verdad, Darby y yo hicimos la mejor mancuerna del mundo, ella me hizo sentir el mejor tío y yo la sentí como una sobrina demasiado responsable para ser
de mi familia”, platicó el comediante británico.

La aventura de Clifford: El Gran Perro Rojo empieza cuando Emily debe quedarse, sin otra opción, a cargo de su tío porque su madre, Maggie (Sienna Guillory), debe salir a un viaje de trabajo a Chicago y no puede dejarla sola.

Ambos tienen una relación un tanto complicada, que cambiará tras la llegada del nuevo integrante de la familia. Entonces
aparece Mr. Bridwell (John Cleese), quien tiene un peculiar albergue para animales, algunos de ellos exóticos, y les da a ambos una lección involuntaria sobre el poder de los deseos, el gusto por las mascotas y la responsabilidad de tener animales en casa.

“A mi edad (82 años) creo que es bellísimo participar en películas donde se resalte el valor de la humanidad por medio de personajes jóvenes y que le profesan respeto y admiración a los viejos.

“Pienso que el valor de Clifford y todo su contenido alrededor está en que promueve esos momentos de unión familiar, la conversación y la responsabilidad y la disciplina como un sustento para el crecimiento Y si a eso le sumas un poco de risas, es genial”, comentó Cleese en videoenlace desde su hogar en Londres.

Todo marcha bien hasta que el perro crece descomunalmente sin explicación. La historia da un giro cuando Zac Tieran (Tony Hale), dueño de la compañía de biotecnología Lyfegro, le miente a la Policía y asegura que el perro que se volvió famoso en redes sociales le pertenece, pues era parte de un experimento.

Ahí empieza la cacería para atrapar al monumental can. (Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit