Comercios sufren la peor crisis de los últimos tiempos

Comercios sufren la peor crisis de los últimos tiempos

Comparte con tus amigos










Submit

A pesar de que se respetan las medidas para evitar el contagio y la propagación de COVID-19, las acciones también han afectado gravemente a los negocios


GUERRERO.- En los municipios de Atoyac de Álvarez y Coyuca de Benítez, los comercios de diferentes giros, principalmente de venta de comida, de bebidas alcohólicas y de esparcimiento, han permanecido cerrados luego de que las autoridades adoptaran una postura más estricta para supervisar el acatamiento de las medidas sanitarias impuestas para evitar el contagio y la propagación de COVID-19.

En Coyuca de Benítez, la zona de playa, las enramadas del río y los lugares donde comúnmente llegan vendedores ambulantes para ofrecer productos a visitantes que llegan durante la temporada vacacional permanecen abandonados, pues todos los establecimientos, sin excepción, se encuentran cerrados al público.

Este mismo escenario se observa en el municipio de Atoyac de Álvarez, donde los negocios lucen vacíos en los lugares con mayor concurrencia después de que el personal de la Secretaría de Seguridad Pública llevara a cabo patrullajes y perifoneo sobre las principales calles de la ciudad para pedir a las personas que se mantengan en sus casas y advertir sanciones a quienes sean sorprendidos ingiriendo bebidas embriagantes en la vía pública durante la cuarentena.

Al respecto, los propietarios de los establecimientos han mencionado que la pandemia de COVID-19 ha afectado considerablemente sus ingresos económicos y coincidieron en que probablemente nos enfrentemos a una de las crisis más difíciles de los últimos tiempos debido a la cancelación de empleos informales y la falta de ventas en esos negocios, que tienen que cerrar obligatoriamente por disposición oficial.

Comparte con tus amigos










Submit