Conflicto minero se ha tornado en un asunto social

Conflicto minero se ha tornado en un asunto social

Comparte con tus amigos










Submit

Así lo expresó Joel Hernández, apoderado legal del Sindicato de Trabajadores de México


ACAPULCO.- El apoderado legal del Sindicato de Trabajadores de México (CTM), Joel Hernández, informó que el conflicto minero de Media Luna se ha convertido en algo social, por lo que debe ser atendido por parte de las autoridades del estado y el municipio de Cocula.

Esta declaración es algo similar a lo referido por el alcalde de Cocula, Erick Ulises Ramírez Crespo, quien señaló que en sus inicios el conflicto fue sindical, pero que ahora se ha convertido en un problema social que afecta a varias comunidades.

Las declaraciones del apoderado legal se dan luego de que unas 50 personas, simpatizantes del sindicato minero que representa Napoleón Gómez Urrutia, allanaron ilegalmente el ejido de Nuevo Balsas donde opera la empresa minera, provocando pánico y molestia en los pobladores y trabajadores de la mina.

Cabe destacar que el bloqueo ilegal que mantiene el sindicato de Napoleón Gómez fue en contra de la voluntad de los pobladores y trabajadores que buscaban reactivar sus labores. Los inconformes que mantienen su paro, los amedrentaron, provocando la alerta de los habitantes de Nuevo Balsas y localidades aledañas que están de acuerdo con que la empresa minera continúe trabajando.

La población, quiere hacer valer su derecho al trabajo y ante la imposición de un sindicato que es representado en su mayoría por personas que no son trabajadores de la mina, ha tornado un ambiente tenso entre los pobladores y los bloqueadores.

El comisario de Nuevo Balsas, David Díaz, en entrevista, exigió: “Que la Gendarmería apoye a evitar conflictos y permita a los trabajadores regresar a laborar, porque los mismos gendarmes no hicieron nada por evitar que los paristas se metieran ilegalmente a los terrenos que legalmente les pertenecen a los pobladores de Nuevo Balsas y que han arrendado a la empresa minera”.

El presidente municipal de Cocula, Erik Ulises Ramírez Crespo, de igual manera solicitó el apoyo del gobierno federal, para que otorgue seguridad a la población y a los trabajadores de la mina y se logre “la solución del problema que supuestamente era sindical, pero que ahora se ha vuelto un problema social que afecta a varias comunidades. Esto no es un paro sindical”, declaró en entrevista.

El alcalde, a través de un documento dirigido al Gobierno Estatal, informó que trabajadores sindicalizados de la minera, junto a ciudadanos de Nuevo Balsas, “determinaron iniciar operaciones en la empresa minera, exclusivamente en su ejido, respetando el bloqueo que mantienen otras comunidades”.

Con información de Onira Robles

Comparte con tus amigos










Submit