Cosas buenas que parecen malas

Cosas buenas que parecen malas

Comparte con tus amigos










Submit

Sin duda, para algunos puede resultar sumamente escandaloso el hecho de que el próximo gobierno federal esté pidiendo autorización para el uso legal de la amapola ante el pleno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación, se congratuló al saber que cada vez son más las voces importantes que se pronuncian por esta iniciativa, como la del mismo titular de la Secretaría de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos Zepeda, y el expresidente de los Estados Unidos Mexicanos, Ernesto Zedillo Ponce de León.

En Guerrero, sabemos que, de darse este acuerdo, el campo será uno de las más beneficiados, por el número de cultivos que anualmente producen este tipo de enervantes. Sin duda, la violencia y el tráfico de esta planta reducirá la violencia y el número de muertes por los grupos criminales que afectan en las regiones de Guerrero.

Hoy no solamente México está pujando para el uso autorizado de la amapola y la mariguana, sino otros países de primer mundo que saben que hay un gran beneficio para la salud de las personas en el uso de estas drogas. Esperemos que una vez que entre en funciones el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sepan explicarle a la ciudadanía los beneficios que dejaría a los mexicanos el uso de estas sustancias hasta hoy prohibidas que mejorarían la calidad de vida de miles de personas enfermas.

¿Traerá algún costo de vidas el uso abierto de estas drogas? Claro que lo tendrá, pero tenemos dos drogas que roban miles de vidas al año y no hay quien pueda hacer algo para detenerlas: el alcoholismo y el tabaquismo.

Comparte con tus amigos










Submit