Crisis climática aumenta hambre en el mundo: ONU

Crisis climática aumenta hambre en el mundo: ONU

Comparte con tus amigos










Submit

Las comunidades vulnerables son las que menos contribuyen a la crisis climática, debido a sus recursos limitados


La crisis climática amenaza con aumentar el hambre de manera exponencial en el mundo, advirtió el Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés).

Si la temperatura del planeta aumenta 2 grados centígrados con respecto a los niveles previos a la Revolución Industrial, 189 millones de personas adicionales vivirán con hambre, según un análisis de este organismo de la ONU difundido en el marco del Día Mundial de la Alimentación, conmemorado cada 16 de octubre.

“Grandes extensiones del planeta, desde Madagascar hasta Honduras y Bangladesh, están sumidas en una crisis climática que ya es una realidad cotidiana para millones de personas. La crisis climática está alimentando una crisis alimentaria”, alertó David Beasley, director ejecutivo del WFP.

A pesar de que las comunidades vulnerables son las que menos contribuyen a la crisis climática, resultan las más afectadas debido a sus recursos limitados.

Más de 200 mil hectáreas de alimentos y cultivos fueron destruidos el año pasado por los huracanes Eta e Iota en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, destacó el WFP. Uno de los más afectados fue el maíz.

Según dicha institución, ambos huracanes sólo fueron la gota que derramó el vaso para muchas familias en Centroamérica porque llevaban varios años con sequías prolongadas.

El WFP urgió a los líderes mundiales a redoblar sus esfuerzos para combatir la crisis climática de cara a la COP26, que se celebrará en Glasgow, Escocia, en noviembre. También sugirió transitar de una visión de gestión de desastres a una de gestión de riesgos.

En Bangladesh, por ejemplo, promovió el uso de sistemas de alerta temprana para que las familias se preparen para los impactos de las inundaciones y así prevenir daños y pérdidas.

Además, brinda asistencia económica antes de los desastres para que las personas puedan comprar comida y medicina, proteger sus recursos críticos y transportar a su ganado y a sus familias a lugares seguros.

Lola Castro, directora regional del WFP para América Latina y el Caribe, dijo que no es posible evitar que un huracán o una sequía azote un país y arrase con los cultivos de las comunidades más pobres.

“Sí podemos apoyarlas para mitigar el impacto de estos desastres cada vez más frecuentes y destructivos trabajando con los gobiernos de la región y las comunidades más vulnerables”, añadió en un comunicado. (Agencias)

Comparte con tus amigos










Submit