Crisis médica

Crisis médica

Comparte con tus amigos










Submit

La crisis del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) en la delegación Guerrero está haciendo mella en la salud de los derechohabientes, quienes no están recibiendo atención a pesar de que se trata de un servicio que están pagando vía nómina o bien que ya pagaron y les descuentan de su pensión. En el estado, son cientos de miles de personas las que reciben el servicio médico del ISSSTE y suman ya 20 mil citas médicas canceladas por la negligencia y la falta de capacidad del actual delegado, Marcelino Miranda Añorve, quien no ha sabido atender las deficiencias con las que opera el hospital general de Ruiz Cortines.

Los derechohabientes están muy molestos debido a que muchos de ellos tienen fuertes padecimientos que no solamente alteran su vida diaria, sino que los hacen dar vueltas para los diferentes trámites que se llevan a cabo. Algunos pacientes han sido retirados de las camas por cancelaciones de última hora para cirugías o exámenes médicos importantes. El funcionario federal solamente se ha limitado a decir que no tiene capacidad económica para resolver las deficiencias del nosocomio, pero tampoco hace algo para pedirle ayuda al gobierno federal, el cual está a unas semanas de terminar.

El principal problema en el ISSSTE de Guerrero es la sobrepoblación que hay de poco más de 600 mil derechohabientes, lo cual impide que haya calidad para los beneficios del servicio. Recordemos que al hospital general de Acapulco llegan pacientes de otros estados, situación que hace más pesada la atención a las personas que no cuentan con las suficientes herramientas de trabajo para otorgar el servicio.

Esperemos que con la llegada del nuevo gobierno se haga algo por esta noble institución, de lo contrario, el sistema tronará y dejará miles de afectados.

Comparte con tus amigos










Submit