Crónica: Alerta mundial

Crónica: Alerta mundial

Comparte con tus amigos










Submit

La Organización Mundial de la Salud (OMS), con la reiterada alerta por el coronavirus, que causa alarma por un peligro inminente. La OMS declaró: “El mundo simplemente no está preparado para hacer frente a la epidemia del coronavirus; ningún país se librará”. Advierte y eleva a “muy alto” el riesgo de propagación del COVID-19 (coronavirus) en el mundo. ¡Qué mundo de calamidades, señor! Con el brote del mortal coronavirus en China, con trágica suma de unos tres mil muertos y más de “ocho mil contagiados” en la nación asiática, que posee más de la quinta parte de la población mundial, la incontenible propagación del virus a otros continentes con países afectados: Asia, Europa y América Latina, donde, con el contagio epidémico, hay un brote angustiante de pánico. La OMS también advirtió a países que se preparen para una eventual pandemia, un enfermedad epidémica que afectaría prácticamente a todos los habitantes de una región determinada.

Los riesgos de contagio por coronavirus aumentan con la psicosis de miedo, con actitudes irracionales, algunas, por la difusión del coronavirus que invade países lejanos a China. El coronavirus, con la causa médico-científica y su propagación, sea por contagio y contaminación, como la que esparcen los vientos y aires atmosféricos, con un cambio climático global, referente a un clima con variaciones de temperatura que causan enfermedades como gripe, tos y fiebre. Y, por todo lo que atormenta, la poética expresión del zacatecano Ramón López Velarde: “ Voy bebiendo una copa de espanto”. Se difunde un coronavirus de espanto con los sinónimos terror y pánico, “miedo muy grande”, entre la población mundial por amenaza del coronavirus.

En Guerrero, el gobernador Héctor Astudillo Flores pide prepararse para la contingencia sin caer en el pánico. El gobernador presentó medidas preventivas alineadas a la Federación ante el COVID-19 (coronavirus). En Acapulco, la presidenta Adela Román Ocampo declaró que su gobierno lleva acciones preventivas y llamó a la población a no alertarse por la epidemia mundial. “Cunde el pánico”, como prueba, la manifestación iracunda en Cozumel (Quintana Roo) de habitantes con “cubrebocas” que exigían a gritos que no desembarcaran pasajeros de un buque, que permaneció anclado con la zozobra de familias a bordo. Y será compra de pánico, de “cubrebocas”, en farmacias con mayor demanda, que provoca el temor de contagio por el COVID-19 (coronavirus), que se hace canción difundida en redes sociales (internet).

Entra epidémico mal con el pánico, del griego panikón, del terror o miedo muy grande, generalmente colectivo. Alarman o inquietan los primeros casos de contagio vía COVID-19, el primero en Sinaloa y dos en Ciudad de México. Una crítica caída en cama hospitalaria o en casa por el coronavirus, que también, por miedo, causa la caída de las bolsas de operaciones financieras en Nueva York, Walt Street, con las de Francia, Inglaterra, España, Italia. Un colapso bursátil en países.

En México, el peso disminuye su valor ante el dólar y, con la crisis financiera y económica que ocasiona con pánico el coronavirus, hay una caída, como decepción sentimental —del amor y la amistad—, por la prevención de contagio a causa del coronavirus. En conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, pidió no darse besos ni abrazos para evitar contagios. La humanidad ha padecido terribles epidemias; por citar, la peste negra en Europa (1348), que produjo miles de víctimas y dejó un continente casi despoblado (María Teresa Peralta, “En búsqueda de protección y salud”, Gran Biblioteca Marín, Volumen 2). Seres humanos, angustiados, buscan protección a la salud por enfermedades crónicas y, en tiempo muy crítico, por amenaza mundial del coronavirus.

Comparte con tus amigos










Submit