Crónica: Amor y odio

Crónica: Amor y odio

Comparte con tus amigos










Submit

Sentimientos opuestos de amor y odio. Y del carácter de cualidades síquicas efectivas o actitudes negativas. Son las condiciones de conducta buena y mala. Con la pasión desbordante, el amor y el odio, en un mundo de conflictos. Sentimental en la voz de Pedro Infante: “El mundo, siendo mundo, no me podrá vencer, si tiene cinco letras, muy grande no ha de ser”. Coincidencia de cinco letras, del mundo y del COVID, que vence la inmunidad de seres humanos, con mayor número de contagios y fallecimientos de seres queridos por familias que lloran con gran dolor moral y amargura por lamentable pérdida. Con sentimiento musical: “Sufrir me tocó a mí en esta vida/ llorar es mi destino hasta el morir…”.

Y se canta muy afligido a la mujer amada que fallece por letal COVID-19, o por una trágica circunstancia: “Historia de un amor” (Carlos Eleta Almarán ).- “Ay qué vida tan oscura, sin tu amor no viviré”. Y con poético amor a la mujer, el autor de “Azul”, libro de cuentos refinados, y sensibles poemas, el nicaragüense Rubén Darío ( Félix Rubén García Sarmiento), con la sentida expresión: “Sin la mujer la vida es pura prosa…”, que no está sujeta al ritmo y cadencia de la poesía ¡La mujer es poesía! Y por cadencioso andar de la bella, en vía Costera del puerto, un canadiense admirado exclamaría en francés ( lengua oficial con el inglés, de Canadá).- “Elle est belle”, “Ella es bella”.

Un estadounidense diría: “You be happy”, “¡Sea usted feliz!”. Con el sentimiento musical de Consuelo Velázquez, “Que seas feliz, feliz, feliz, es todo lo que pido en nuestra despedida….”. Despedida muy sentida por separación de pareja, de familia que emigra a otro destino incierto, y por el ser amado que se despide con lágrimas ardientes por causa del mortal COVID-19. Se desea la felicidad, y no la desdicha, para todo sufrido mortal. El amor termina a veces por causa del odio, u otra causa de separación, con poética expresión del chileno Pablo Neruda (Neftalí Ricardo Reyes), autor de “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”: “Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido”.

El amor y el odio enfrentados, con relaciones irreconciliables, no solo sentimentales, también en la política. Unos sueñan con la “Reconciliación”, bolero de Acrelio Carrillo, “despréciame si quieres alma mía, castígame si estás en tu deber”. El desprecio que siente el presidente estadounidense Donald Trump, por el presidente chino Xi Jinping, con la reiterada imputación a la “plaga china”, por el brote del coronavirus que se expandió a otras regiones terrestres con alta mortalidad. Imposible la reconciliación entre Trump y Jinping. Y éste le cantaría al magnate que lo odia: “Ódiame sin medida ni clemencia…”. No hay clemencia en un mundo de la barbarie más inhumana.

Y con letra musical (Navarro y Gil), “Sin un amor… la vida no se llama vida”, que destruye el odio que impulsa a desear el mal de alguien o alegrarse de su desgracia.

Comparte con tus amigos










Submit