Crónica de Acapulco

Crónica de Acapulco

Comparte con tus amigos










Submit

Un puerto de sol dorado, y de luna plateado, “¡Ay que cuidarlo!” Con el verbo transitivo e intransitivo CUIDAR, el gobernador Héctor Astudillo Flores precisó: “Cuidemos de Acapulco para que siga siendo un atractivo turístico”. Una bahía resplandeciente, del sol cuando amenace, de luna cuando anochece; un paraíso terrenal se embellece. “Yo quiero luz de luna para mi noche triste”, sentimental canción de Álvaro Carrillo. Tristes los infortunios de personas o familias por situaciones o circunstancias adversas, en una muy sufrida realidad de vida.

En la ciudad de México, la presidenta municipal de Acapulco, Adela Román Ocampo le pidió al director general de la Comisión Federal de Electricidad ( CFE ), Manuel Bartlett, “parar daños al puerto con los recortes de energía eléctrica a la Comisión de Agua Potable de Acapulco ( CAPAMA ). Por el corte de servicio de energía eléctrica que dejó sin agua “al 80 por ciento” de la población, según CAPAMA, aún con amparo para evitar el corte, la CFE cortó el servicio de energía eléctrica a las plantas de captación de agua Papagayo II y Lomas de Chapultepec. Con el pago del ayuntamiento a la CFE, el servicio se restableció, no obstante familias han padecido el desabasto de agua potable.

El agua es el constituyente más importante de los seres vivos. El agua es vida. De los cuatro elementos, fuego, tierra y aire, el agua es el eterno fluir, de la continuidad del género humano, vegetal y animal. La luz del sol, de la luna, estrellas o luceros que alumbran una oscuridad existencial. Y con locución latina “ Fiat lux”, ¡hágase la luz!, unos buscan desesperados la luz ( $ ), dinero, para pagar recibos de luz eléctrica y agua potable. Peregrinos pedirán a la virgen de Guadalupe un “milagro” para tener siempre el agua potable o atmosférica y la luz eléctrica que alumbra soledades. Asombra a muchos la precipitación pluvial en diciembre. Unos lo atribuyen al cambio climático cada vez más severo en la Tierra.

Citemos del poeta chiapaneco Jaime Sabines “Canciones del pozo sin agua”, en divertida rima: “Aguamarina, la ingrata piedra que no mata, agua celeste, agua jazmín, ha llegado muy tarde pero ha llegado al fin…” Es lo que esperan familias que padecen sed que no les falta el líquido potable. Y Acapulco con una creciente población y problemática, de problemas humanos de bienestar, salud, o de lo inhumano en la inseguridad. El gobernador Astudillo Flores subrayó: “ Soy el primero en reconocer que tenemos un problema que no es cualquier cosa”, relativo a lo delictivo y violento que ocurre en toda región o nación.

Acapulco con la festividad guadalupana. Peregrinaciones de atracción con niñas guadalupanas y niños “Juan dieguitos”, en recuerdo del místico chichimeca Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Un puerto de contrastes naturales y ambientales, de felicidad y tristeza, de la fealdad de reprobables hechos, y la belleza natural del puerto, y la bella mujer, “La acapulqueña, linda acapulqueña”, inspiración musical de Agustín Ramírez que intercala lugar turístico de atracción: “Vuelan en la Quebrada las gaviotas…pañuelos blancos que dicen adiós…” Acapulco, por su belleza natural, es la viva inspiración de canciones y poesías, como en “Los puertos”, del poeta chileno Pablo Neruda ( Neftalí Ricardo Reyes ).- “Acapulco, cortado como una piedra azul, cuando despierta, el mar amanece en tu puerta”. Acapulco con origen etimológico, legendario e histórico, es digno de alabanza, y reconocimiento por su natural atracción como paradisiaco puerto.

Comparte con tus amigos










Submit