Crónica de aflicciones

Crónica de aflicciones

Comparte con tus amigos










Submit

Aflicción es la acción o efecto de afligir o afligirse. Es dolor, de un padecimiento físico y moral. Un sentimiento anímico del sufrimiento producido por males, enfermedades letales, o de otras graves causas que llenan de aflicción. El dolor moral e intenso se padece por una desgracia imprevista. Y se define “dolor del corazón”, del órgano torácico, por un sentimiento de pena o aflicción que se padece por daños causados o provocados. El adjetivo doloroso, lamentable, lastimoso, mueve a compasión. Ocurre con frecuencia el suceso doloroso.

El verbo transitivo y pronominal AFLIGIR, es causa de molestia y sufrimiento. De afligir una grave enfermedad o situación crítica de la extrema pobreza, los accidentes mortales, y lo que violenta. Todo lo malo o adverso provoca tristeza y angustia moral. Unos dirán con gran contrariedad: “Tanta injusticia aflige”. En sinonimia, AFLICCIÓN, con palabras afines y sus respectivas acepciones: Pena, pesar, pesadumbre, dolor, tristeza, sinsabor, . Y los intensivos: Amargura, tribulación, desconsuelo, abatimiento y angustia, de la inquietud profunda con aflicción y congoja.

La aflicción con sinonímicas palabras ya citadas, la padecen miles de migrantes que se desplazan de un destino a otro, y son retenidos en la frontera donde pernoctan con desvelo algunos por honda preocupación frente a un muro, con poética expresión del mexicano Octavio Paz: “Me cierra el paso el muro y todo cesa…” No cesa la hostilidad y la represión de la política migratoria del presidente Donald Trump. Dos jueces federales bloquearon medida injusta de Trump que pretende negar el estatus de residente legal a los migrantes pobres que reciben ayuda social de la administración estadounidense ¡Infortunados migrantes, hostigados por un magnate presidente, con actitud denigrante, qué azaroso presente.

La extrema pobreza y la violencia encadenadas como males han provocado la migración masiva de regiones en México o Centroamérica. Niños cautivos del infortunio, una suerte desdichada, comparten con sus padres en la frontera, una situación paupérrima, muy pobre, en lugares donde se asientan con las condiciones insalubres y de inseguridad. Con el deseo de ingresar a territorio estadounidense, el rechazo con represiva acción para migrantes es una gran aflicción. Y han de derramar lágrimas ardientes por el suplició que la adversidad, y Trump, los condena a vivir con prolongados sufrimientos ¡Pobres criaturas!, sobre niños, lectura en poesía “Vieja lágrima” del mexicano Luis G. Urbina, sobre el dolor ancestral, con lágrimas del sufrimiento humano, de la desesperación y la angustia.

Se llora por toda calamidad, desgracia o infortunio ¡Cuánta desdicha va por el mundo! Asimilemos del periodista y poeta mexicano Guillermo Prieto ( 1818-1897 ), en sus “Coplas sentidas”: “Es palpar la realidad de que, en el mundo traidor, todo es farsa y vanidad, y sólo es cierto el dolor” Bueno no es un mundo feliz, en narrativa del escritor británico Aldous Huxley, pero lo cierto es que unos y otros, viven con la dicha y la desdicha. Es una realidad de vida con toda aflicción. Estoicos dirían como el poeta nayarita Amado Nervo, en “Si una espina me hiere…”, “me aparto de la espina, ¡pero no la aborrezco!. Nervo y su poética reflexión: “Cuando la mezquindad envidiosa en mi clava los dardos de la inquina…mi planta que la esquiva se encamina al más puro ambienta de amor y caridad….” ¡Cuánta falta hacen!

Comparte con tus amigos










Submit