Crónica de amor, odio y llanto

Crónica de amor, odio y llanto

Comparte con tus amigos










Submit

“El amor todo lo vence” ( omnia vincit amor ), del amor que sublima, y el odio enconoso que domina con la inquina, la ruindad, de la acción ruin con el sufrir. El deseo de humanos de “vivir en paz y armonía”, ya no con sentida letra musical: “Sufrir me tocó a mí en esta vida…llorar es mi destino hasta el morir”. La Tierra llena de sufrimientos y agonías. Se vive un quebranto, por los que sufren, con la pérdida o daño en calamitoso año por todo mal encadenado.

El quebranto económico, y el de la salud, males lastimosos, se padecen con gran preocupación e inquietud, por seres que sufren la falta de bienestar y por penosa enfermedad. Y por tema de amor, odio y llanto, citemos locución: “Mezclar lo agradable con lo desagradable” ( miscere utile ovice ). El amor, con lingüística expresión de optimismo: “¡arriba los corazones!” ( sursum corda ). Del corazón, órgano torácico, principal de la sangre; sede de la sensibilidad afectiva y de los sentimientos, especialmente de la bondad y el amor, con las expresiones “tener un buen corazón”, bondadoso y amoroso, y por el ánimo y el valor “tener un valeroso corazón” en la incertidumbre, como sentimental canción: “La incertidumbre de tu amor…me mata…”

Y “abrir el corazón”, es manifestar lo sentimientos con toda franqueza, a veces por el reproche como letra musical: “Échame a mí la culpa…de lo que pasa…” El presidente Andrés Manuel López Obrador pide que no le “echen la culpa” por la aprobación de reforma que amplía de 2 a 5 años la gubernatura de Jaime Bonilla en Baja California. Se vive una desbordante pasión política con los pro y los contra de políticos y partidos donde se lanzan reproches y culpas por lo que pasa en nuestro querido o amado México que no quieren los que le causan afectaciones con el implacable odio destructivo. ¡Ah!, y los derechos humanos de la mujer, víctima del odio y las injusticias, que lucha por reivindicar sus elementales derechos constitucionales en el “Día Internacional de la mujer Afro-descendiente”, conmemorativo en este puerto con la presencia de la presidenta Adela Román Ocampo.

Y canciones alusivas al corazón, “corazón de acero tengo yo…” – ni que fuera o fuese Supermán-, y/o “corazón de piedra tienes tú…”, como la poética de León Felipe “Piedra como tú”….”Que no ha servido para ser ni piedra de un palacio”. Por su carácter de piedra dura e insensible al toque humano, ¿le quedará frase al presidente Donald Trump?, quien le tendrá amor a la mujer que le acompaña en la Casa Blanca, pero viciado su corazón por el capricho, se sale con la suya, y atenta contra los sentimientos y los derechos de asilo de familias de migrantes sin culpa alguna. Trump logra que la Corte le autorice 2 mil 500 millones de dólares para construir el deseado muro en la frontera con México. La pasión es una inclinación impetuosa hacia lo que se desea. Y el odio impulsa a desear el mal a alguien o alegrarse de su desgracia ¡Pobres niños migrantes!, que padecen el cruel infortunio, y derraman el más sentido llanto, por hambre o hambruna y la hostilidad creciente con el rechazo a su anhelo de mejor vida. Citemos de la Biblia: “ Quien ama a Dios, todo le sale bien”, pero, si le sale el diablo, mal encarado como Trump, todo sale mal, y se derrama el amargo llanto. El poder dominado por el odio, no asimila como frase de Séneca: “Lo primero que deben aprender el poder, es a superar el odio”.

Comparte con tus amigos










Submit