Crónica de lo bueno, lo malo y lo feo

Crónica de lo bueno, lo malo y lo feo

Comparte con tus amigos










Submit

Las relaciones políticas en pugna, del encono y la animadversión, por la división de opiniones e intereses enfrentados. La acción y efecto de dividir, trae a colación máxima del italiano Nicolás Maquiavelo: “Dividir para reinar” (divide uf regnes ). Se dividen los pro y los contra de la opinión pública, en torno a un gobernante.

Un gobierno o sistema político con definición ideológica partidista. Gobernantes con poderes ocultos como la magia. Se preguntaría sobre un presidente mago con lo que expresa Montesquieu a Maquiavelo en Diálogo en el Infierno, de Maurice Joly. Montesquieu: “Me habéis demostrado ya que sois un mago extraordinario”. Maquiavelo: “ No hay magia alguna… simple tacto político…”.

La falta de tacto político se descubre en la manera de gobernar de un político. Si sus acciones se encaminan a hacer el bien, es plausible de encomio a su labor, pero si son lesivas, es digno de lo criticable e imputable de que resulta ser un mago que falsea la realidad. Y las relaciones entre el gobernante y el gobernado se distancian o tensan. En el existencialismo, diremos, las relaciones del hombre con el mundo que le rodea, pero también, en temática existencialista, la del ser con toda situación o realidad, con la expresión del que enfrenta sucesivos problemas: “No puedo salir de esta situación cuando entro a otra”. Situaciones ineludibles, unas de lo peor, se padecen en países gobernados por buenos, malos y feos actos del presidente en turno. Con la pregunta: ¿Qué presidente de nación será el más amado, y quien el más odiado?

Ejemplifiquemos en política con película del género wéstern, “El bueno, el malo y el feo”, en inglés, “The good, the bad and the ugly”, que pudiese aplicarse a una trilogía, ya no de protagonistas del filme, a los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, de Estados Unidos, Donald Trump, y de Venezuela, Nicolás Maduro. Y hablemos del tacto, ya no corporal, sí político, y del tacto que alude a un sentimiento delicado de las conveniencias, cosa o situación conveniente, para quienes esperan mejorar situación crítica con los beneficios sociales de un gobierno. Familias que padecen la extrema pobreza, con otros males encadenados, buscan algo mágico en un gobernante que les apoye en crítica situación. Maquiavelo justificó que el bien surge del mal. En realidad de vida, el mal ataca el bien. Y se desea para todos lo que expresa locución latina: “Donde se vive bien ahí está la patria” (ubi bene, ibi patria est ). Por todo lo malo o lo feo que afecta a un país, se padecen crueles injusticias, con niños víctimas de la barbarie. El patriota y poeta cubano José Martí inspiró: “Los niños son los únicos que saben querer….”. Hay que quererlos y protegerlos de todo mal. Amén o ciertamente.

Comparte con tus amigos










Submit