Crónica de migración inhumana

Crónica de migración inhumana

Comparte con tus amigos










Submit

Las redadas masivas de indocumentados en Estados Unidos, tienen historia, con la represiva acción de fuerzas armadas en la aprehensión de cientos de inmigrantes con sus familias. Redadas anunciadas por el gobierno de Donald Trump, con inicio el 14 de julio, tiene antecedentes con el gobierno de George W. Bush, de una severa reforma migratoria con redadas y la construcción de miles de kilómetros de muro fronterizo, convertido en una obsesión para Trump, con la aplicación de severas medidas anti-migratorias que violentan los derechos humanos de migrantes.

Una serie de soluciones represivas para frenar la inmigración hacia los Estados Unidos. En una redada se emplea la fuerza para detener a familias de migrantes con niños asustados y angustiados. Son niños del infortunio que derraman lágrimas por un cruel destino de vida. Rigurosas medidas anti-migratorias, caracterizaron el mandato de Bush, concluido el 20 de enero de 2009. Trump, de gesto fiero, las hace con redadas más represivas, con el trato inhumano a migrantes de toda edad y sexo que buscan asilo.

Con relaciones internacionales que vulnera a sus intereses, con capricho y hostilidad, Trump constantemente cambia de opinión referente a México que ha hostigado por el problema de la inmigración hacia Estados Unidos. Cambia de parecer o tono en su trato o relación con países. Primero critica a México por no frenar a migrantes que intentan cruzar la frontera, y recientemente elogia el trabajo migratorio de México: “Lo está haciendo bien en la frontera”. El mal para el migrante lo dispone el presidente magnate.

Y con información de autoridades estadounidenses, la cifra de 95 mil migrantes, entre ellos 7 mil 378 niños, durante junio, suma que aumentaría con redadas en julio. Familias de migrantes son destinadas a lugares inhóspitos y riesgosos para la salud. La ONU reclama a Estados Unidos el maltrato a migrantes hacinados en sitios insalubres, y difunde imagen (Novedades, 9 de julio) de las condiciones inhumanas o infrahumanas en que viven niños, jóvenes y adultos, “dormidos en el suelo. El migrante que padece un trágico sino, en letra musical “Humanidad” de Fernando Rosas, se preguntará ¿cuál será mi destino?, cuando son encadenados a una injusticia migratoria en Estados Unidos, sean migrantes de México, Centro, Sudamérica, que buscan o buscaron un mejor destino de vida que se invierte en una pesadilla, ya no en un sueño como el poético de Antonio Machado, “Yo voy soñando caminos…”… ¿A dónde el camino irá?

De migrantes que padecen hambre o hambruna, una letal enfermedad, injusticias a granel, con el trato despótico de Trump, denigrante y humillante con las redadas represivas. Una hostilidad plenamente irracional, y de la animosidad contra migrantes con niños que separa de sus padres.

Comparte con tus amigos










Submit