Crónica de peregrinaciones

Crónica de peregrinaciones

Comparte con tus amigos










Submit

Abel San Román

Con palabras rimadas, el verbo intransitivo peregrinar. Una crónica  con rima, del peregrino que se destina, con la fe guadalupana, y del peregrino que cruza caminos en una región extraña. A los peregrinos de fe, esperanza y caridad, más por crítica necesidad, sólo les queda recordar, el guadalupano peregrinar. Por coronavirus más letal, se suspenden las religiosas peregrinaciones en diciembre del año 2020 más fatal.

La suspensión de peregrinaciones o celebraciones religiosas, antes y después del 12 de diciembre, para evitar el riesgo contagioso de COVID-19 por aglomeraciones. El gobernador Héctor Astudillo Flores acordó con obispos de diócesis ( jurisdicciones ) de Guerrero, y el arzobispo de Acapulco Leopoldo González González, coordinarse para las celebraciones de la Virgen de Guadalupe.

Crítica situación, de la inquietud o desazón, solo queda la peregrina ilusión, de una vida mejor. En “Los peregrinos”, el poeta lírico veracruzano Salvador Díaz Mirón:”Los pobres compañeros (peregrinos) se rinden al quebranto”. Se padece un mayor quebranto en salud, bienestar o economía, y en regiones se quebranta con violencia la armonía.  Se cierran o han cerrado las fronterizas a peregrinos-emigrantes. Se cierran las puertas de la Basílica de Guadalupe en la ciudad de México. La basílica y santuario en Villa de Guadalupe Hidalgo ( ciudad de México), obra del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, inaugurada en 1976.

La anterior basílica fue erigida por el arquitecto Pedro de Arrieta, en 1695. El 9 de diciembre de 1531, fecha de la aparición de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac, a Juan Diego que entregó al obispo Juan de Zumárraga, la imagen de la virgen en un ayate de tela.

Apariciones de la virgen. En una roca dinamitada  en terreno de caliza dura ( mármol ), en El Kilómetro Treinta ( región Acapulco ), apareció imagen de la virgen de Guadalupe, con testigos de milagroso suceso, Fernando Martínez y Simplicio Solís Nava que dieron aviso a la población, un 14 de febrero de 1946. ( Fernando Palacios ).

Y de peregrinos- emigrantes, quien cantará con tristeza del compositor oaxaqueño José López Alavés, la “Canción mixteca”, “que lejos estoy del suelo donde he nacido…” Y con el deseo de un pronto retorno, un afligido peregrino- migrante con sentida expresión  del poeta mexicano Luis G. Urbina, en “Elegía del retorno”: “Volveré a la ciudad que yo más quiero después de tanta desventura…”

Comparte con tus amigos










Submit