Crónica de un parque

Crónica de un parque

Comparte con tus amigos










Submit

Un parque de los intereses confrontados, tiene historia. El “Papagayo”, nombre de ave trepadora, también lo fue de un hotel. El parque antiguo con gran extensión de huertas de familias, fue expropiado por el presidente Pascual Ortiz Rubio ( 1930-1932 ), y 22 hectáreas se entregaron al general Juan Andrew Almazán quien ejercía la secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas. Intereses de conveniencia política. Y el predio- del parque- es vendido por 40 millones de pesos a la empresa, “Blanco Sucesores”. El gobierno de Guerrero la indemniza con 207 millones de pesos, lo que provocó un litigio. La empresa consideró inconstitucional el decreto expropiatorio, y exigió una indemnización de mil millones de pesos. Crecieron los intereses especulativos.

Por decreto del gobernador Rubén Figueroa Figueroa, el 1 de marzo de 1979, el predio es expropiado para convertirlo en un parque llamó “Ignacio Manuel Altamirano”, el escritor y político tixtleco. El parque fue inaugurado el 28 de febrero de 1981, y el 13 de enero de 1993, se decreta el establecimiento del “régimen ecológico” para su conservación y protección. Un parque que poseía una gran población de aves exóticas, y una rica variedad de plantas y árboles. El parque siempre defendido como patrimonio natural. En reciente marcha por la costera, ambientalistas y ciudadanos exigieron que el parque “Papagayo” no sea privatizado.

Y con los verbos intransitivos “coincidir” y “convenir”, en pareceres u opiniones, el gobernador Héctor Astudillo Flores, y la presidenta Adela Román Ocampo, afirmaron que el parque no será privatizado. El gobernador expresó: “Nadie en su sano juicio, puede dedicarse a cortar árboles”. “Del árbol que se muere crujiendo de dolor”. Un poético “Adiós” del coahuilense Manuel Acuña. Y la presidenta Román Ocampo opinó sobre la supuesta privatización del parque: “Sólo son rumores. El rumor, vago u oficioso, conlleva intereses sobre el parque que en tiempo y forma cambio su atrayente imagen ecológica. De la ecología relativa a los seres vivos y a la defensa y protección de su medio ambiente.

La naturaleza atrayente hace años del parque con gran variedad de animales, plantas y árboles, trae a colación “Simbolismo del mundo vegetal” ( María Teresa Peralta ).- “El árbol es un símbolo mayor del Cosmos viviente en progresiva y perpetua evolución”. “El árbol es la expresión del cambio cíclico de la naturaleza”. “Los cuatro elementos de la naturaleza están reunidos en el árbol: El agua, que circula como savia; la tierra, madre nutricia del vegetal; el aire, que mece suavemente sus ramas, y el fuego que surge de la madera seca cuando se frota”. El árbol que es vida lo destruye la tala inmoderada o incendios forestales. Pavorosos y destructivos los incendios forestales en Australia ( Oceanía ), se informa de más de mil millones de animales muertos. ( Novedades, 9 de enero).

Y citemos periodo prehispánico, con la adoración de las plantas y las flores, por Moctezuma 11, emperador azteca, y Nezahualcóyotl, poeta, poseyeron fastuosos jardines. El poeta con su “Canto de primavera”, “sobre las flores canta el hermoso faisán”, o en su poético “Alegraos”, “con las flores que embriagan”. Cultivemos no solo plantas y flores, también armoniosa amistad.

Comparte con tus amigos










Submit