Crónica del terror

Crónica del terror

Comparte con tus amigos










Submit

El terror, miedo muy grande o intenso, se padece como mal inevitable en regiones terrestres. El terror lo provocan situaciones o circunstancias violentas que aterrorizan. La tensión más conflictiva genera angustia y temor. El odio encajona la muerte. El terror, lleno de espanto, horror o pánico, por lo terrible y aterrador. El pánico lo sufren mujeres víctimas de una cruel agresión. No hay respeto ni consideración a los derechos humanos de las féminas ni de los niños.

El terror, en tiempo actual muy crítico y en remotas épocas de la decadencia, se vive una grave perturbación por todo lo que aterra, sea por los estragos ecológicos o un desastre natural debido al llamado cambio climático global, por los movimientos sísmicos, políticos o sociales de alta intensidad que producen destrucción y muerte. Obvio, los sismos o terremotos se producen por una ruptura del equilibrio mecánico de la corteza terrestre que generan violentos movimientos. Y una ruptura de las relaciones entre gobernantes y naciones, con movimientos políticos sociales violentados o reprimidos. Una perturbación sísmica (foco o hipocentro) se sitúa en una zona de fricción entre placas. Y la fricción entre individuos o grupos se sitúa en zona geográfica con la frotación de fuerzas como placas sísmicas, valga la comparación.

Y por una prospección sísmica de las ondas sonoras ocasionadas por una explosión en las proximidades de la superficie del suelo, se aplica una comparativa con la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, zona del terror y del desastre. Y el terror más explosivo por manifestación súbita y violenta en lo represivo se padeció en Venezuela, que tiene con México la coincidencia del petróleo. Y no solo la gasolina o el gas son explosivos, también la discordia entre personas, grupos o gobernantes de naciones. 

Venezuela, patria del libertador Simón Bolívar, quien encabezó las luchas por la independencia de las colonias españolas de América del Sur, continúa en una lucha interna violentada luego de la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente, una impactante expectativa internacional por el desenlace del conflicto político-social en Venezuela. La Unión Europea y la ONU dan ultimátum a Nicolás Maduro para convocar a nuevas elecciones. El terror, con otras sinonímicas expresiones de miedo o espanto, lo comparten venezolanos en situación crítica, que podría generar mayor perturbación con graves daños a la nación.

El terror en Europa, los chalecos amarillos, en sucesiva manifestación que se violenta contra la política administrativa y social del presidente francés, Emmanuel Macrón. El terror tiene historia en Francia en dos periodos de la Revolución: el primero en 1792, llamado “de las matanzas”; el segundo de 1793 a 1794, con Robespierre, quien centralizó todo el poder e inició el periodo del terror. Francia, también con el “terror blanco” en 1815 por las persecuciones y matanzas de bonapartistas. Y cerremos la crónica con la poética expresión de Francisco Martínez de la Rosa: “la noche. El mundo envuelve en tenebroso velo; aumentando el pavor”.

Comparte con tus amigos










Submit