Crónica: Destino inexorable

Crónica: Destino inexorable

Comparte con tus amigos










Submit

No se puede evitar el destino fatal, de lo que ha de suceder como adversidad inevitable; sino funesto para el ser que nace y muere, después de recorrer caminos de vida y muerte. Buenos y malos derroteros del camino tomado para lograr un propósito de mejor existencia y subsistencia. El destino, o camino, de lo trágico existencial. Con poética filosofía del escritor y poeta español Antonio Machado en “Cantares”: “Al andar se hace camino y al volver la vista… se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar”. Senda es un camino más estrecho que la vereda, “voy por la vereda tropical”, canción alusiva al puerto de Acapulco. Y por el adjetivo estrecho, la estrechez de vida de seres con la gran escasez de medios económicos, alimenticios y de salud que por COVID-19, y otras causas, aumentará la extrema pobreza en regiones de la Tierra.

 

Con la expresión: “No debemos acusar al destino de nuestras desgracias”. Se culpa de peor derrotero de vida no solo al mortal coronavirus, también por las políticas de austeridad, incomprensión social a crítica situación mundial que padecen personas y familias atrapadas en un pauperismo desolador que causa compasión por imágenes difundidas de paupérrimos, muy pobres, que aumentan con las carencias vitales de sufrida existencia. Y del destino, los fatalistas creyeron en la omnipotencia (poder) del destino, sino o hado que implica la suerte, buena o mala, para unos y otros seres humanos. Y diremos que la adversa suerte ha tocado a humanos en siglos, sea por fatal epidemia, una enfermedad crónica, o un repentino infarto, con las causas en medicinas que lo provocan.

 

Impactó sensiblemente el fallecimiento por infarto del buen amigo Raúl Torres Morales, gerente de Finanzas de Novedades Acapulco. Con el verbo fraternizar, Raúl con la sincera amistad. Un sentimiento de tristeza en la familia y amistades, dejó el fallecimiento de Raúl, el 19 de agosto, con 47 años de servicio y entrega en Novedades Acapulco. Miembros administrativos de Novedades, encabezados por el director general José Octavio Cano, patentizaron el sentido pésame y solidaridad a la familia de Raúl en conocida funeraria del puerto, y su inhumación al día siguiente de su deceso, fue en el cementerio de Las Cruces. Con locución latina: “in memoriam, en recuerdo”, del buen amigo Raúl.

 

El filósofo alemán Arthur Schopenhauer, se pregunta: ¿Dónde están los muertos?, y responde: “Entre nosotros”. “A pesar de la muerte… estamos juntos”. Esto por el ser querido que vive en nuestro sentido recuerdo: el padre, los hijos o hermanos muertos por letal enfermedad o trágica circunstancia. Un destino infausto del ser que nace, se reproduce y muere. ¿Por quién doblan las campanas?, del escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien priorizó frase: “(El) empeño del hombre para forjar su propio destino en un mundo esencialmente hostil”. Y un sentido pésame a la familia del gran escritor y cronista Alejandro Martínez Carbajal, de trato amable, lo conocí cuando fui titular de la Comisión Editorial del Ayuntamiento de Acapulco.

 

Comparte con tus amigos










Submit