Crónica: Destinos de vida y muerte

Crónica: Destinos de vida y muerte

Comparte con tus amigos










Submit

La suerte, define fuerza y poder, y determina ciertos acontecimientos independientes de la voluntad del ser. La suerte, circunstancia casual, favorable o adversa, es también situación, condición o estado en que un mortal se encuentra. La suerte se vincula, bien o mal, a un destino inevitable al que llega una persona o cosa. ¡Qué mala suerte!, por infausto destino humano tocado por la adversidad en el trágico año 2020, con los contagios y decesos de la COVID-19, y circunstancias fatales de accidentes y violencia. Con el imparable coronavirus, han aumentado en regiones terrestres, los sucesos violentos con amenazas de guerra entre potencias en defensa de sus respectivos intereses. Con máxima alusiva del hindú Gandhi, llamado “alma grande”: “No hay camino para la paz, la paz es el camino”.

Y precisa otra máxima: “No debemos acusar al destino de nuestras desgracias”. Desgracia es suerte adversa, por un suceso o acontecimiento fatal que causa un sentimiento de gran pena moral. La desgracia es un mal que constituye un perpetuo motivo de aflicción. Un destino adverso de todo mortal, con aflicciones sin cuento, por los padecimientos encadenados. Destinos de vida como letra musical de Omar Geles: “Los caminos de la vida… no son como yo pensaba… como los imaginaba… son difíciles de andar. Con cita del gran escritor español Miguel de Cervantes Saavedra, en los caminos recorridos del Quijote en su aventura, que dice: “¿Ladran los perros Sancho? –“Señal que avanzamos”.

El poeta latino Virgilio ( Publius Vergilius Maro ), con máxima certera: “El destino hay que seguirlo a donde nos lleve”. Con un buen o mal derrotero de vida. Nos llena de tristeza un destino o camino que nos lleva a la adversidad. Mas no se puede evitar el destino fatal, como la COVID-19 u otro riesgo mortal. Es parte de locución latina, “vía crucis”, el camino de la cruz, destino doloroso, que vivió y sufrió Jesucristo, y siguen sufriendo mortales en situaciones de la fatalidad. Y a colación del poeta veracruzano Salvador Díaz Mirón, en “Los peregrinos” que “recorren el camino, agobiados por una misma pena: el desastre del Gólgota, la muerte de Jesús”. Peregrinos migrantes por caminos del rechazo a su caminar por tierra lejana y extraña. Con cita del poeta nayarita Amado Nervo: “Al cruzar los caminos el viajero decía: “He matado el anhelo para siempre jamás”. Esto por lo adverso de un destino y camino llenos de espinas que hieren al peregrino con lágrimas que derrama en su triste peregrinar.

Comparte con tus amigos










Submit