Crónica: El colapso existencial

Crónica: El colapso existencial

Comparte con tus amigos










Submit

El colapso (caída-hundimiento), en una crisis económica, laboral, familiar, a consecuencia del COVID-19, que ha paralizado o disminuido una actividad con menores ingresos laborales, comerciales o empresariales. En la terminología estadística, la locución latina per cápita que significa “por habitante, renta o producción”, con la falta del factor económico constituido por el dinero. Con una “economía de esfuerzos”, de personas y familias en la penosa subsistencia. La “economía doméstica”, reduce compras de alimentos por falta de dinero. Solo se alimenta la esperanza de superar terrible crisis.

Grandes afectaciones por el prolongado virus, con medidas restrictivas impuestas por gobiernos en países afectados por la pandemia, con el descontrol que se padece por epidémica enfermedad, con vulnerables seres contagiados y fallecidos, y la suspensión de actividades vitales en la existencia de todo ser, empleo y educación. El artículo tercero de la vigente Constitución de 1917, relativo a la educación, precisa: “Será democrática, no solo en su estructura jurídica, y en un régimen político, en un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo”. La economía social o popular, y la cultura, en un colapso o caída por falta de recursos como la actividad artística con actores o cantantes que padecen la penuria.

 

Impactan medidas que se toman en plena pandemia. La Secretaría de Economía (SC) y la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), prohíben la venta de 18 marcas de queso y dos de yogur, que, según, “no cumplen con la Norma Oficial Mexicana”. Y las empresas productoras, responden: “Es un atentado a la economía del país”; “quesos y yogur, cumplen con la norma establecida”. Entre las marcas de queso, “Noche  Buena”, vigilia de Navidad, ¿qué pasará?, ¿será prohibida?, y “Caperucita”, ¿Por Caperucita roja?, cuento del francés Charles Perrault (Páginas de Salud, y Nación, Novedades, 15 de octubre). Por la prohibición del yogur, se oirá la voz infantil: “¡Mami, cómprame un yogur!” ¡Está prohibido niño, además no traigo dinero!

 

Economía es la ciencia que estudia la administración de los bienes de un país. Del griego “oikonomía”, significa administración o control de una casa. La vivienda familiar en crítica situación por la escasez del recurso económico y alimenticio, y por familias que han perdido sus hogares a consecuencias de un explosivo incendio, o el forestal incontenible en países con daños a la naturaleza y construcciones que destruye; también la sufrida pérdida de un hogar, por la fuerza pluvial que desencadenó inundaciones devastadoras como en Mérida, Yucatán, o Quintana Roo, y otras regiones que han padecido un encadenamiento de males sísmicos, además de las acciones violentas que no tienen freno como el COVID-19. Y en tremenda crisis que fuetea duro a los sectores de población más vulnerables por falta de actividad laboral y dinero, se vive la crisis en la política. Citemos frase de Jesús Reyes Heroles: “En el proceso de la economía nacional es preciso tomar en cuenta los objetivos políticos. En el sexenio de José López Portillo (1976-1982), Reyes Heroles fue secretario de Gobernación. En el gobierno de López Portillo, Porfirio Muñoz Ledo fue secretario de Educación Pública. Parece que se toman en cuenta los objetivos políticos que fundamentó Reyes Heroles en la economía nacional, cuando en dura controversia, Muñoz Ledo acusó a Mario Delgado de uso indebido de recursos públicos en la contienda electoral, en la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales; Delgado, quien le disputa la presidencia de Morena, ya en dos elecciones, falta una tercera determinante para el que gane, con los objetivos políticos y económicos manipulados.

 

Comparte con tus amigos










Submit