Crónica: El juego del poder

Crónica: El juego del poder

Comparte con tus amigos










Submit

Los partidos políticos, comparativos con los del futbol: Unos persiguen el “hueso”, y otros el balón. En ambos partidos hay riñas, discusiones y enfrentamientos verbales o físicos, por la pelea del poder político y futbolístico. Los partidos políticos, y los equipos futbolísticos, con el objetivo de ganar en las urnas, o en un partido de balompié. En sus respectivos juegos, electoral y deportivo, aun con el riesgo pandémico, las masivas concentraciones en pro de un candidato o candidata, y en un estadio de un partido de futbol.

El partido político se define: Cada uno de los grupos que se dividen en la oposición de ideas y/o en las tendencias partidistas-ideológicas. Con la expresión: “Tomar partido”, es adoptar una decisión u opinión a favor de un partido político con sus candidatos en la lucha electoral. Y “sacar partido”, es obtener un provecho o beneficio del triunfo del candidato o candidata de partidos o coaliciones que gane la elección en las urnas el 6 de junio. El futbol es un juego apasionante, y el de la política electoral apasionado por la disputa de rico ($) “hueso”. ¡Qué embeleso!

La competición deportiva del futbol, donde los futbolistas impulsan con el pie el balón esférico que entra a la portería con el grito jubiloso de ¡gol! Y los políticos en contienda electoral, se aferran con pasión al “hueso” que desean obtener en las urnas el 6 de junio. No desean perder el “hueso” en una mala jugada electoral. El juego político electoral, y el juego futbolístico, en sus diversas manifestaciones apasionadas en una lucha de poder a poder, con la frase: “ A ver quién gana”. Remonta el juego de futbol en tiempo y espacio geográfico, con juegos de pelota con los pies.

En China, en tiempo remoto, se acostumbró un juego llamado “Tsu chu”: “Tsu debe patear a chu la pelota de cuero rellena”. En Japón, el juego llamado “kemari”, de un paso de pelota entre jugadores. El futbol practicado en la antigüedad, en regiones terrestres. En el México prehispánico, el juego ritual con una pelota de hule, un deporte con el nombre de “hulama”. Y en México, en el curso del año 1900, los técnicos y mineros británicos de la Compañía Real del Monte, fundaron el Pachuca Athletic Club, primer equipo de futbol que se fundó en la República Mexicana, con la sucesiva fundación de otros clubes futbolísticos, verbigracia, el Necaxa que surgió el 21 de agosto de 1923.

En México, partidos políticos antagónicos, el PRI y el PAN; en futbol, el América y el Guadalajara, con una sucesión de nuevos partidos políticos creados por un poder, y los clubes futbolísticos surgidos por la apasionante competición de equipos. Los partidos políticos fundados en pasados o recientes periodos, enfrentados en anteriores procesos electorales, con la división política-electoral, hoy en un presente electoral muy dividido y enconado, se unen en un juego muy reñido como partido de futbol. ¿Por qué surgieron los primeros y nuevos partidos políticos? Por el ansiado poder presidencial, o de una gubernatura, presidencia municipal, y diputaciones federales o locales. PRI, PAN, PRD, Verde Ecologista, Partido Ecologista, Movimiento Ciudadano, el partido Morena, y otros nuevos en la contienda electoral. ¿Cómo surgió el “hueso”?, no del esqueleto humano o de vertebrados, el “hueso” político o administrativo con la expresión conocida: “Agarró buen hueso”. Y se observa en juego de futbol la pelota que vuela alto, también el hueso político vuela o se pierde para un partido o candidato en un juego electoral. (Futbol: Enciclopedia de México, tomo 4).

Comparte con tus amigos










Submit