Crónica festiva

Crónica festiva

Comparte con tus amigos










Submit

La patria festiva se engalana con el adorno decorativo en un septiembre conmemorativo de la Independencia de México en 1810. Y los simbólicos colores patrios, de la bandera nacional, el verde que significa vida, el blanco la paz, que se desea, y el rojo, por “la sangre de nuestras venas”. La bandera de México, que nació con el Plan de Iguala, y abanderó al ejército trigarante que consumó la Independencia el 27 de septiembre de 1821. Un símbolo patrio izado a toda asta, con los compases musicales del himno nacional, con letra de Francisco González Bocanegra, y música de Jaime Nunó. Por la patria y los héroes, el coro: “Para ti las guirnaldas de oliva, un recuerdo para ellos de gloria, un laurel para ti de victoria. Un sepulcro para ellos de honor…”

Y acompasado el ritmo del desfile cívico- militar, con bandera al frente, y un compás musical, en un marcial desfile que significó pasión o amor por una patria. Mujeres y varones de toda edad, desfilaron con el porte, y el movimiento, lento o apresurado, con el atuendo de los colores patrios, y/o el típico traje regional, con vivas a la patria y a los héroes que ofrendaron vida por libertad. Niños risueños, y jóvenes con la frente en alto, juntos en patriótica marcha, como frase en “Oda a la juventud”, del polaco Adam Mickiowicz: “¡Juntos, juntos, oh, jóvenes amigos!”. Tradicional y atrayente el desfile patriótico, con el redoblado paso de civiles y militares que dieron muestras de un civismo, por la patria y las instituciones.

La patria de los conflictos, sea por la oposición de ideas o intereses políticos, sociales confrontados, que semeja el eterno fluir de pasiones, como el fluido que corre o brota, por el agua atmosférica con desastrosas inundaciones en regiones, o del agua potable que fluye en calles o avenidas, con encharcamientos como “El charco”, “todo pútrido”, poético de la chilena Gabriela Mistral ( Lucila Godoy ) ¡Ah!, la poeta que inspiró artesanía de Olinalá ( La Montaña ).- “Cajita mía, de Olinalá ‘palo rosa’ jacarandá. Así la pintan, así, así dedos de indio o colibrí…” Guerrero, que gobierna Héctor Astudillo Flores, con sus siete regiones, con honores patrios, y desfiles festivos, en municipios de Norte, Tierra Caliente, Centro, Costa Grande, Costa Chica, y Acapulco, un solo municipio, que gobierna Adela Román Ocampo que rindió su primer informe de gobierno, concurrido, en el antiguo Palacio Municipal.

Y por un desfile de palabras optimistas, citemos del poeta nicaragüense Rubén Darío, “La canción del oro”: “Unámonos a los felices, a los poderosos, a los banqueros, a los semidioses de la Tierra ¡Cantemos al oro! Con esperanza y el deseo de recibir, ya no oro, dinero, se entra a un banco, con un cheque con una cantidad, ya no en blanco, sí “como cheque al portador” que cantó Chayito Valdés. Y por la codicia del oro, en Reino Unido ( de Gran Bretaña e Irlanda del Norte ), se robaron “famoso excusado de oro” ( Novedades, 15 de septiembre ).

Comparte con tus amigos










Submit