Crónica: Los malos derroteros de la pesca

Crónica: Los malos derroteros de la pesca

Comparte con tus amigos










Submit

El bolero tropical “Juan el pescador” (Miguel Ángel Vieyra).- “El viejo cayuco ya se hizo a la mar, Juan el pescador no regresará…” Triste realidad de familias y amistades de los seis pescadores desaparecidos hace días en el puerto de Acapulco. Uno de ellos, Carlos Alberto López, apareció flotando el viernes 3 de septiembre, frente a Marquelia (Costa Chica). La búsqueda de los otros cinco pescadores se extiende por mar con la esperanza de encontrarlos vivos. Y con sonidos de rima, el pescador su lancha rema, con ritmo poético de Gustavo Adolfo Bécquer: “Gigante ola que el viento riza y empuja en el mar…” Diremos: Una embarcación con seis pescadores, se hunde por golpe de mar ¡Qué gran pesar!, de los amargos sinsabores.

Una “Muerte sin fin”, de José Gorostiza, el mal tiempo eterniza, más se simboliza, en su alegórico poema, ”No es agua ni arena la orilla del mar”. Un mal derrotero de pescadores y marineros, por mar de tumultuosas olas que agita el viento. Con letra musical “marinero a la mar/sale a navegar, y el pescador a pescar. Con poética frase en “Brisa marina”, del poeta francés Stéphane Mallarmé, con exclamación marinera: “¡He de partir al fin!”, y el deseo, “zarpe el barco”, en busca de exóticos climas. Y la expresión del poeta: “Un hastío reseco ya de crueles anhelos”, por lo que depara a marinos y pescadores un infortunado destino; más hombres de mar, aún sueñan en el último adiós de los pañuelos, con la interrogante de Mallarmé; ¿Quién sabe si los mástiles tempestades buscando, se doblarán al viento sobre el naufragio, cuando perdidos floten sin islotes ni derroteros! ¡Más oye, oh corazón, cantar los marineros!

Y con la atracción del mar, los pescadores en playa que recibe la sucesión continuada del oleaje y/o de la oleada, golpe impetuoso de ola grande que se extiende en franja de arena. La fuerza del viento en mar violento, con expresión del poeta chiapaneco Jaime Sabines:” ¡Abajo, viene el viento, furioso! Pescadores con su natural hábitat en playas del puerto, de la franja costera serpenteada, Icacos, Manzanillo, Hornos, Caleta-Caletilla, y de otros nombres, sin olvidarnos de Puerto Marqués, al sureste de Acapulco, era uno de los senos más protegidos en el mar del Pacífico, ¡pero!, en contraposición, la extensa playa de Puerto Marqués que fue propiedad de Hernán Cortés, fue erosionada y destruida por obra llamada “Marina”, con daños materiales a restaurantes.

Y un pescador en playa del puerto de Acapulco, como “Juan el pescador”, “nació en tibia noche/ su cuna la playa/ su arrullo en susurro de olas del mar fueron las gaviotas y los caracoles su juego de niños/ la playa su hogar/ alfombra de arena… Remoto el origen prehispánico de la pesca con sucesivas épocas en toda región terrestre, en mares, lagos y ríos. Extensa historia de la pesca, con el mar e satisfacciones y amarguras.

 

Comparte con tus amigos










Submit