Crónica: Los violentos conflictos

Crónica: Los violentos conflictos

Comparte con tus amigos










Submit

Mayores conflictos y problemas, en una vorágine de sentimientos muy intensos, que se patentizan en una tumultuosa manifestación; vorágine, comparativa con un remolino muy fuerte e impetuosa de las aguas del mar. ¡Agua!, el constituyente más importante de los seres vivos, en gran escasez, genera un grave problema en la diaria subsistencia humana y/o en la biodiversidad, vegetal y animal. Se generan conflictos con la protesta por la falta de agua en regiones terrestres.

Alienta el refrán, también con desaliento por escasez y sequía por la falta del vital líquido, potable, de río o manantial: “Abril, aguas mil”, alude que este mes suele ser muy lluvioso en algunas regiones. No llueve dinero del cielo. Y con el verbo intransitivo llover, llueven cosas favorables y adversas. Por fuertes vientos, movimientos del aire, la esperanza para cultivadores de una tierra seca, que llueva en abril, o en mayo, que recuerda sentimental canción: “Los aguaceros de mayo…”.

La expresión: “Correr malos vientos”, por las circunstancias adversas que multiplican los problemas con los conflictos más violentos. Problema, lo que provoca preocupación, por situación difícil que debe ser resuelta, ya no alusiva a una proposición matemática que también resulta difícil resolver. Los conflictos entre personas y grupos aumentan con la discordia. Se padece una crisis de valores humanos, económicos, en lo político-social, con mayores trastornos a causa del mal epidémico causante de un gran conflicto sentimental por contagio del letal virus con los decesos sentidos de seres queridos.

El infortunio, suerte desdichada, con la inopia, alusiva a la indigencia, con la pobreza en grado muy extremo, padecen familias que carecen de lo elemental para la subsistencia. Seres humanos también sufren injusticias. Con la tesis socrática, del filósofo griego Sócrates: “Más vale sufrir una injusticia que cometerla”. Un aforismo de altísimo valor moral que resulta inoperante para seres que padecen “una cadena de injusticias”, concepto socrático aplicable a tiempo actual muy conflictivo o crítico por todos los males que encadenan al sufrimiento por violencia, enfermedad crónica, o epidémica, y la falta de los recursos económicos y alimenticios.

La máxima del filósofo alemán Goethe (Johann Wolfgang): “Prefiero una injusticia, que un desorden”. Se intercala por los violentos conflictos, y lo que define locución latina: “Pandemonium, pandemonio, desorden exagerado. El demonio suelto. “Pacem in Terris”, “paz en la tierra, encíclica papal en favor de los derechos humanos y en contra de la guerra que provocan belicosos gobernantes en regiones terrestres. “Guerra y paz”, como lectura impactante del ruso Liev Tolstói. Inevitable la guerra como conflicto universal, difícil es encontrar la paz como armonía entre personas, grupos y en naciones que enfrentan conflictos pro bélicos. “La guerra de Troya”, cantada por el poeta épico griego Homero en la “Iliada”, y autor de “La Odisea”, aventuras que narra con sufrido naufragio un personaje de la obra.

Y en violentos conflictos se hace caso omiso al refrán: “Cuando uno no quiere, dos no barajan”, recomienda la serenidad de ánimos para evitar enfrentamientos. Más se desencadenan protestas por los derechos humanos violentados y vulnerados con acciones crueles contra la mujer que se denomina feminicidio. No hay paz, con violenta acción. La simbólica “paloma de la paz”, se aleja de regiones terrestres con mayores conflictos en una “guerra abierta”, de la enemistad y hostilidad declaradas, y a causa de una “guerra fría”, aplicable a las relaciones entre dos países que se caracteriza por la hostilidad.

Comparte con tus amigos










Submit