Crónica: Pan y circo

Crónica: Pan y circo

Comparte con tus amigos










Submit

“Panem et circenses”, “Pan y circo”, locución latina, relativa a “entretener al pueblo para que no exija sus derechos”. El derecho, con justicia o razón, por la adversa oposición, de regla o norma de un precepto. El pueblo tiene derecho a legítimos fines de vida, en una existencia muy crítica o sufrida.

De pan y circo se privan seres, por alimento escaso en hogares, y por un espectáculo circense prohibido por un maltrato animal. El circo, del griego kipkos, y del latín circum, espectacular atracción, hace tiempo se prohibió, con la fiesta brava que también terminó. Solo queda con la expectación, el circo político, atracción de pobres y ricos, por la ambición del “hueso” o “huesito”.

En un circo político, “acróbatas en la cuerda floja”, lo que el poder con presión afloja, para la caída de una candidatura, si se cumple gran desventura. “La fuerza”, y “el león domado”, de los “Arcanos mayores” del Tarot, alude al dominio o poderío, de uno u otro partido. Partidos, y poderes, por el “hueso”, les domina la pasión como en partidos de futbol, donde los jugadores de balompié se aferran al balón.

Y de circos, recordemos el de “Hermanos Atayde, y el canadiense “Cirque Du Soleil”, perdieron atracción por la prohibición por la Sociedad Protectora de Animales, por “maltrato”, y su liberación. El circo canadiense con sus espectáculos musicales y fantasías, y el “Atayde”, con una diversidad espectacular de animales en el recinto circular. El león, símbolo de poder, en la asiática India que registra miles de muertos por coronavirus. En el “Atayde”, escuchamos el rugido del tigre, y observamos al juguetón simio. Se dice que el actual Homo sapiens (hombre sapiente, o tercer estado de la evolución del hombre), le incomoda la presencia del mono, del francés un singe, y de la jirafa, jirafe, y/o el gorila (mono antropoide).

El circo era un lugar destinado a los juegos públicos entre los romanos de La decadencia que pedían a sus emperadores “pan y juegos de circo”. Y el circo y la fiesta brava, estuvieron en “la mira” de una prohibición de espectáculos con ejemplares de la fauna. También en “la mira” ya tenían “al toro de Morena” (Félix Salgado Macedonio), los magistrados del TEPJF, que ratificó del INE la cancelación de su candidatura a gobernador de Guerrero. Seis de los siete magistrados del TEPJF, sin caballo, le aplicaron a Félix un rejonazo taurino, golpe y herida que recibe un toro, y/o una estocada que se le tira de punta con la espada. La maestra Consuelo Vázquez me pidió insertara su opinión con frase: “Al toro” (Félix), y a la democracia, le dieron una estocada”.

El recuerdo de un toro a punto de darme una cornada, en un festival charro taurino en la plaza Caletilla, con don Antonio Aguilar y doña Flor Silvestre, y la inclusión de dos toreros con la difusión radiofónica, su servidor y Leonardo Abarca: salí al ruedo, salió el toro furioso que me embistió y arrebató el capote, corrí y salté el burladero. Por la noche una bella mujer me miraba con un mohín, le pregunté qué pasaba, y dijo: “¡Ay, Abel, mejor te hubiera matado el toro!”. No era “El toro de Creta” (isla de Grecia) enfurecido que capturó Hércules griego, no el romano.

Comparte con tus amigos










Submit